El Museo de Arte Moderno (MAM) se inauguró el 20 septiembre de 1964, como emblema oficial de modernización y parte del programa político de institucionalización de la cultura.

Para su apertura, las salas del Museo de Arte Moderno adoptaron un perfil historicista muy amplio. El programa inaugural  presentó la primera gran exposición dedicada al entonces recién consagrado Rufino Tamayo.

El edificio del Museo partió de un diseño del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, en colaboración con Rafael Mijares.

Aunque el proyecto tardó casi diez años en concretarse, el museo se inauguró finalmente el 20 de septiembre de 1964, construido a iniciativa del entonces presidente Adolfo López Mateos.

El MAM se definió como un centro legitimador, y sobre todo como un espacio de investigación y de reflexión, acerca de la escena plástica mexicana del siglo XX. Y aunque el museo está abocado principalmente a la creación nacional moderna y contemporánea, no por ello ha dejado nunca de mantener un vínculo activo con la escena actual y con la escena internacional.

Fuente: MAM