Fuente: CFE

El 14 de agosto de 1937 se creo la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con el objeto de organizar y dirigir un sistema nacional de generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, basado en principios técnicos y económicos, sin propósitos de lucro y con la finalidad de obtener con un costo mínimo, el mayor rendimiento posible en beneficio de los intereses generales.

La CFE comenzó a construir plantas generadoras y ampliar las redes de transmisión y distribución, beneficiando a más mexicanos al posibilitar el bombeo de agua de riego y la molienda, así como mayor alumbrado público y electrificación de comunidades.

A pesar de los esfuerzos de generación y electrificación, para esas fechas apenas 44% de la población contaba con electricidad. Por eso el presidente Adolfo López Mateos decidió nacionalizar la industria eléctrica, el 27 de septiembre de 1960.

Con la Reforma Energética, la Comisión Federal de Electricidad se fortalece como nunca antes en su historia, transformándose para convertirse en una Empresa Productiva del Estado. Esto le permitirá operar con mayor autonomía y eficiencia, y la hará una empresa más competitiva que pueda invertir en nuevas áreas de negocio para incrementar su rentabilidad. De igual forma, la CFE continuará siendo una empresa pública propiedad de todos los mexicanos.