Por Enrique Peña Nieto

El 24 de febrero de 1821 ondeó por primera vez un estandarte que nos habría de dar identidad: la Bandera Trigarante; una Bandera que guió a los mexicanos hacia la libertad.

Desde aquel entonces, verde, blanco y rojo han sido los colores que nos identifican como mexicanos y nos distinguen ante el mundo. En todos los episodios de la historia nacional, nuestro estandarte nacional ha movido a los mexicanos hacia adelante.

A lo largo de casi doscientos años, la Bandera nos ha inspirado a amar y respetar a México; a dar lo mejor de nosotros por la Patria. Así fue durante la intervención extranjera de 1847; la Batalla de Puebla de 1862, cuando el Presidente Juárez defendió al país frente a las ambiciones imperialistas o cuando  en 1914 los cadetes de la Heroica Escuela Naval Militar arriesgaron su vida.

La Bandera ha sido y será el orgullo que nos une. Amar a nuestra Bandera, es amar a México; es amar nuestra historia, cultura y tradiciones. Nuestra Bandera es una inspiración para mover a México. Sigamos celebrando, éste y todos los días, el gran orgullo de ser mexicanos.

Amar a nuestra Bandera es amar a México, amar a nuestra historia, a nuestra cultura y a nuestras tradiciones; es un orgullo que nos une.

— Enrique Peña Nieto (@EPN) febrero 25, 2014