El Gobierno de la República anunció el Acuerdo de Certidumbre Tributaria, con el compromiso de mantener sin variaciones el régimen fiscal durante toda la administración.

Es decir, durante 2015, 2016, 2017 y 2018, no habrá nuevos impuestos, no subirán las tasas de los impuestos actuales y no se reducirán o eliminarán los beneficios fiscales, ni las exenciones existentes.

Lo anterior implica que el Gobierno de la República no propondrá ajustes a la tasa, tarifas y bases imponibles del impuesto sobre la renta, el impuesto al valor agregado, así como a las aplicables al impuesto especial sobre producción y servicios.

El compromiso del Presidente Enrique Peña Nieto es no proponer nuevos impuestos, ni aumentar las tasas de los ya existentes. Con esta medida, se protege la economía de las familias mexicanas y se da certeza a los inversionistas, que creen y confían en nuestro país.

Para hacer posible este acuerdo, se cuenta con el respaldo de los gobernadores, de representantes del sector privado y el apoyo decidido de legisladores de distintas fuerzas políticas.