Como parte del 35 aniversario del descubrimiento del monolito de la diosa Coyolxauhqui, inició el pasado 9 de febrero un ciclo de conferencias en el Museo del Templo Mayor, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Durante este ciclo de conferencias se abordará la identificación de sangre humana obtenida en los análisis de laboratorio a una decena de navajillas y cajetes de más de 500 años de antigüedad, recuperados el año pasado en la Plaza Manuel Gamio.

La arqueóloga Lorena Vázquez Vallín mencionó que al profundizar la investigación en documentos históricos y de acuerdo a bajorrelieves de banquetas e imágenes de piedras labradas, se llegó a la conclusión de que las navajillas fueron utilizadas para autoinflingirse con la finalidad de ofrendar sangre.

En dicho foro académico se llevarán a cabo diversas conferencias por parte de especialistas, arqueólogosantropólogos y expertos en el tema.

Fuente: INAH