El pasado 20 de mayo, el Presidente Enrique Peña Nieto presentó el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, que es la hoja de ruta para llevar a México a su máximo potencial.

Dentro de la cuarta meta, un México Próspero, el sector Marítimo-Portuario es un ámbito estratégico. El Gobierno de la República, instrumentará las siguientes ocho Líneas de Acción:

  • Primera. Fomentar el desarrollo de puertos marítimos de clase internacional, que potencien las exportaciones, el comercio internacional y el mercado interno.
  • Segunda. Mejorar la conectividad ferroviaria y carretera del Sistema Portuario.
  • Tercera. Generar condiciones que permitan la logística ágil y moderna en los nodos portuarios; que apoyen el crecimiento de la demanda, la competitividad y la diversificación del comercio exterior. Se promoverán dos sistemas de puertos: el del Golfo y el del Pacífico. Se trata de que los puertos se complementen entre sí, resalten su vocación natural y compitan con otros puertos del mundo.
  • Cuarta. Ampliar la capacidad instalada de los puertos, principalmente en aquellos con problemas de saturación o con una situación logística privilegiada.
  • Quinta. Reducir los tiempos para el tránsito de carga en las terminales especializadas.
  • Sexta. Agilizar la tramitología aduanal y fiscal en los puertos del país, incorporando para ello tecnologías de punta.
  • Séptima. Incentivar el relanzamiento de la marina mercante mexicana.
  • Octava. Fomentar el desarrollo del cabotaje y el transporte marítimo de corta distancia, para impulsarlo como vía alterna a la terrestre, en el tránsito de mercancías.

El objetivo es hacer de la marina de los puertos de México, un ejemplo mundial de progreso y prosperidad, que permita al país desplegar su máximo potencial.