Una tarjeta de crédito bien manejada es de gran ayuda, pues te puede servir para financiarte hasta por 50 días sin pagar intereses. Sin embargo, su mal manejo puede ocasionar serios problemas en tus finanzas.

Si cuentas con más de una tarjeta y adeudos pendientes, quizá sea momento de que analices la cancelación de algunas de ellas.

La Ley de Transparencia para el Ordenamiento de los Servicios Financieros establece que es tu derecho poder cancelar, cuando lo desees, los créditos al consumo con los que cuentes, tal es el caso de las tarjetas de crédito.

Para hacerlo debes seguir ciertos pasos:

  1. Comunica a tu banco la decisión de cancelar (por teléfono o escrito, según se establezca en tu contrato)
  2. Recibirás un número de folio, acuse, o clave de confirmación.
  3. En algunos casos, deberás devolver el plástico. Si no lo tienes, te pedirán un escrito que lo confirme.
  4. Si no tienes adeudos, el contrato se dará por terminado al siguiente día hábil. Si debes, no podrás cancelar.
  5. El banco te enviará dentro de los 10 días hábiles siguientes o en tu siguiente fecha de corte tu estado de cuenta como constancia.

Lo más probable es que algún ejecutivo de cuenta trate de persuadirte para que no canceles tu cuenta con ellos ofreciéndote bajar tu tasa de interés, subiéndote el límite de crédito o alguna cuestión similar.

Mantente firme en tu decisión y no flaquees ante la oferta. En cualquier caso, la Condusef te respalda.

Fuente: Condusef