En la Conferencia Anual de Municipios 2013, el Presidente Enrique Peña Nieto se pronunció por una gran alianza entre los tres órdenes de gobierno, para construir un federalismo articulado, coordinado y corresponsable.

Por ello anunció 5 líneas de acción en materia municipal, incluidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018:

  • Primera.- Impulsar la inclusión y participación efectiva de los gobiernos estatales y municipales, en las distintas instancias de acuerdo y toma de decisiones de las políticas públicas nacionales, tales como el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, el Sistema Nacional de Salud o el Sistema Nacional de Desarrollo Social, entre otros.
  • Segunda.- Promover Convenios Únicos de Coordinación para el Desarrollo, que definan con claridad, la articulación de esfuerzos entre los tres órdenes de gobierno.
  • Tercera.- Implementar un programa que busque nuevas áreas de oportunidad para una efectiva descentralización. El objetivo será el fortalecimiento institucional de los gobiernos estatales o municipales.
  • Cuarta.- Impulsar estrategias e iniciativas de Ley que clarifiquen los ámbitos de competencia y de responsabilidad de cada orden de gobierno.
  • Quinta.- Promover el desarrollo de capacidades institucionales y modelos de gestión, para lograr administraciones públicas estatales y municipales más efectivas, especialmente para fortalecer sus ingresos propios.

Para agilizar la puesta en marcha de estas líneas de acción, el Presidente Peña Nieto instruyó a la Secretaría de Gobernación a establecer mecanismos que aseguren la comunicación periódica y permanente con la Conferencia Anual de Municipios de México, a fin de revisar y dar seguimiento a la agenda que han planteado.

Asimismo, a través del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED), el Jefe del Ejecutivo ordenó un amplio programa nacional de capacitación y certificación de competencias de funcionarios públicos municipales, y apoyar el desarrollo de mejores instrumentos de gestión pública local.