Para que México se convierta, en 2018, en el séptimo productor mundial de vehículos, con una producción estimada de 4 millones de automóviles, el Gobierno de la República implementa una política industrial diseñada específicamente para este sector, basada en 4 estrategias:

  • PRIMERA. Fortalecer el mercado interno con mayores créditos, para la compra de vehículos nuevos, y la regulación de la importación de autos usados.
  • SEGUNDA. Construir un entorno de negocios que aliente aún más la productividad automotora. Con el Programa ProAuto Integral, formaremos una red nacional de proveedores de clase mundial.
  • TERCERA. Impulsar el desarrollo tecnológico y la innovación, a partir de una mayor vinculación entre la academia, la industria automotriz y el gobierno.
  • CUARTA. Acceder a nuevos mercados de exportación, como lo hemos hecho con la Alianza del Pacífico y el Acuerdo de Asociación Transpacífico.

Con estas 4 estrategias, el Gobierno de la República seguirá trabajando de manera corresponsable con la industria automotriz.