Lo que destaca de este primer año de gobierno, ha sido el esfuerzo para concretar reformas transformadoras. En estos primeros 12 meses de gobierno, con el respaldo de las principales fuerzas políticas y la decisión de los legisladores del país, se han aprobado reformas que ponen al día el andamiaje institucional de México.

  • Gracias a la Reforma Educativa, hoy contamos con nuevos instrumentos legales, que colocan en el centro de las políticas públicas, la calidad de la educación. Esto garantiza que la educación pública siga siendo gratuita y además socialmente útil, para que nuestros niños puedan triunfar en un contexto global mucho más exigente y competitivo.
  • En materia de Telecomunicaciones y Competencia Económica, se han sentado las bases constitucionales para que las familias mexicanas tengan acceso a mayores productos y servicios, y que éstos sean de mayor calidad y a mejores precios.
  • Con la Reforma Hacendaria, se ha fortalecido la capacidad del Estado para invertir más en sectores estratégicos, como infraestructura, educación, ciencia y tecnología. Además, esta reforma tiene un profundo sentido social, al establecer el seguro de desempleo y la pensión universal para todos los adultos mayores de 65 años.
  • Por su parte, ya se ha aprobado en el Congreso de la Unión, una reforma constitucional en materia de Transparencia, que permitirá consolidar el derecho de los ciudadanos a acceder a la información pública.
  • Finalmente, en materia financiera, se acaba de aprobar una reforma que permitirá que las micro, pequeñas y medianas empresas, tengan acceso a más crédito con tasas de interés más bajas, para hacer crecer su negocio y generar empleos.

Además, el Congreso de la Unión ya se encuentra analizando y enriqueciendo otras dos importantes reformas: la Política y la Energética.

  • La Reforma Política consolidará nuestra democracia, en todos los ámbitos de gobierno.
  • La Reforma Energética, permitirá que el país mantenga la propiedad sobre sus recursos energéticos y, al mismo tiempo, tenga acceso a tecnologías e inversiones privadas para aprovecharlos plenamente.

Por todos sus beneficios, el Gobierno de la República ha hecho, de la aprobación de las reformas, la máxima prioridad durante este primer año de gestión.