En sesión de trabajo, el Comité de Evaluación de los Lineamientos para la Protección de Testigos Colaboradores de la Procuraduría General de la República, analizó la situación que guardan los testigos protegidos que forman parte de dicho programa.

 

Como resultado de este análisis, el Comité decidió dar de baja a 3 de los 14 testigos colaboradores.

 

Destacó que en administraciones pasadas, basar las investigaciones en el uso de testigos colaboradores o protegidos, llegó a convertirse en una práctica recurrente, sin algún otro sustento.

 

Ante esta situación, en el marco del eje rector de actuación relativo a la Procuración de Justicia Eficaz y Eficiente, la Procuradora General de la República, Arely Gómez,  instruyó que para evitar abusos en el empleo de esta figura.

 

Por eso, ninguna averiguación previa, en su ejercicio de la acción penal, deberá sustentarse sólo con el dicho de un testigo colaborador, por el contrario, de ser el caso, tendrán que estar adminiculados con otros medios de prueba.

 

Para la investigación de los delitos del orden federal, de 66 testigos colaboradores registrados en 2012, se pasó a 53 en el 2013, 40 en el 2014 y actualmente sólo los 11 reportados.

 

Esto es, en los últimos tres años se han disminuido los testigos colaboradores en un  83.33%. Y en lo que va de esta administración, es decir, de marzo a la fecha, no se ha incluido a ninguna persona en dicho programa.

 

Además, la titular de la PGR pidió que se siga revisando, por lo menos cada tres meses, la utilidad de las declaraciones en los procesos penales en los que intervienen los testigos protegidos, así como su comportamiento y disponibilidad, para que se determine la pertinencia de su continuidad.