La Procuraduría General de la República (PGR) a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, por conducto de su Delegación en Tamaulipas, integra tres expedientes relacionados con la puesta a disposición de tres personas, armas de fuego, equipo de comunicación y 10 mil dólares americanos, todo asegurado en los municipios de Reynosa y Matamoros, Tamaulipas. 

En el municipio de Reynosa, Tamaulipas, elementos federales atendían una denuncia por el robo de una camioneta Pick Up, con placas de Tamaulipas, por lo que al implementar el operativo de localización de la unidad, detectaron que los tripulantes de un vehículo similar aceleraron su marcha, a la altura del tramo carretero Urracas-Reynosa, para internarse en una brecha que conduce al Ejido Francisco Zarco. 

Con apoyo de un helicóptero Black Hawk, lograron darle alcance a ocho kilómetros sobre la brecha, por lo que dos personas armadas descendieron de la unidad y se internaron entre la maleza. 

Al hacer reconocimientos del lugar, lograron detener a los dos hombres, a quienes les aseguraron un arma de fuego calibre 7.62 milímetros, con su respectivo cargador abastecido y dos radios portátiles marca Kenwood. Los detenidos manifestaron que habían huido porque sabían que el vehículo era robado. 

En otra acción, elementos del Ejército Mexicano detuvieron a un hombre armado, que escandalizaba en las calles Ejército Nacional, entre avenida Patriotismo y Calle Arcos del Triunfo, del Fraccionamiento Hacienda La Cima II, de Matamoros, Tamaulipas. A esa persona le aseguraron un fusil de asalto calibre 7.62 x 39 milímetros. 

Por otra parte, elementos de la Policía Federal, al circular sobre el Viaducto Reynosa, en el cruce con autopista Reynosa-Monterrey, le marcaron el alto a los tripulantes de un vehículo Ford Fusión, con placas de Tamaulipas, para realizarles una revisión, ante lo cual hicieron caso omiso, iniciándose una persecución por la citada autopista sin lograr darles alcance. 

A la altura del motel "La Isla" encontraron el carro abandonado, asegurando en el interior una subametralladora M-11 con un cargador abastecido, cuatro cargadores abastecidos para rifle .223 milímetros, aproximadamente un kilo 10 gramos de cocaína y 10 mil dólares americanos. 

Lo anterior fue puesto a disposición del Representante Social de la Federación, quien continúa con la integración de los expedientes, iniciados por Violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, Contra la Salud y el que resulte, para que, en términos de Ley, se ejercite la acción penal contra los inculpados.