En el marco de la coadyuvancia técnica, el 25 de enero de 2016 la Procuraduría General de la República (PGR) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) acordaron la suscripción del documento que contiene “Los objetivos a cumplir para la nueva investigación sobre el presunto incendio ocurrido en el basurero del municipio de Cocula, Guerrero”, y el 12 de febrero, mediante una adenda, se acordó de manera conjunta la conformación del panel de expertos para llevarla a cabo.

Dentro de los objetivos generales se planteó:

1. “Determinar la presencia o ausencia de episodio/s de fuego/s en el Basurero de Cocula y las características que puedan evaluarse de los mismos”.

2. Analizar si en las condiciones señaladas por testimonios contenidos en la Averiguación Previa, respecto a un episodio de fuego masivo en una pira, durante un tiempo señalado de duración del fuego (16 horas), combustible y condiciones ambientales, el evento de la quema de 43 cuerpos (u otra cantidad) de personas durante la madrugada y el día 27 de septiembre de 2014, pudo haber tenido lugar en el basurero de Cocula, teniendo como resultado el nivel de degradación de los restos óseos y materia no biológica encontrados en el lugar”.

Al respecto, el representante de este panel dio a conocer a los medios de comunicación el 1 de abril que: “Uno: derivado de los siguientes análisis practicados se puede concluir que existe evidencia suficiente, inclusive observable físicamente, para afirmar que sí existió un evento de fuego controlado de grandes dimensiones en el lugar denominado ‘basurero de Cocula’”.

“Dos: la recolección de restos óseos corrobora la evidencia suficiente y coincidente entre los  equipos forenses, tanto de la Procuraduría General de la República como del Equipo Argentino de Antropología Forense, lo que permite determinar que al menos 17 seres humanos, adultos, fueron quemados en el lugar”.

Adicionalmente a esos hallazgos conclusivos, el grupo colegiado recomendó: “realizar más pruebas en las próximas semanas, con el propósito de corroborar científicamente si es posible llevar a cabo la quema de 43 cuerpos humanos adultos”. Estas pruebas serán complementarias a las conclusiones que determinaron que sí hubo un evento de fuego controlado.

El resultado dado a conocer será incorporado a la Averiguación Previa del Caso Iguala para su valoración integral.

La PGR hará del conocimiento del panel colegiado de expertos en fuego, la petición del GIEI para obtener mayores detalles del estudio.

La Procuraduría reitera que la investigación sobre el caso Iguala sigue abierta, y no se escatimarán esfuerzos hasta poner a disposición de la autoridad jurisdiccional a todos los probables responsables de estos lamentables hechos.

Finalmente, la PGR subraya su obligación y compromiso con los padres de los jóvenes, con el cumplimiento irrestricto de la ley y la transparencia; y mantiene su convicción de seguir colaborando con el GIEI, en el marco de la asistencia técnica contemplada en su mandato de coadyuvancia.