La Procuraduría General de la República (PGR) a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, por conducto de su Delegación en Guerrero, incineró más de una tonelada 100 kilos de narcóticos y 223 litros de sustancias ilícitas, relacionados con 41 averiguaciones previas y causas penales. 

Las diligencias ministeriales se realizaron en cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, el cual prevé la destrucción de drogas aseguradas y los objetos que son instrumentos del delito. 

El evento se llevó a cabo en el incinerador ubicado en la comunidad de Xocomanatlán, municipio de Chilpancingo de los Bravo, donde fueron destruidos 617 kilos 463 gramos 560 miligramos de marihuana, 208 kilos 433 gramos 900 miligramos de opio y 163 kilos 359 gramos 210 miligramos de semillas de amapola. 

Además 90 kilos 717 gramos 400 miligramos de terrones de opio, 10 kilos 350 gramos de plantas de amapola, cinco kilos 600 gramos de metanfetamina, dos kilos 367 gramos 400 miligramos de semillas de marihuana, 838 gramos 47 miligramos de cocaína, 369 gramos de plantas de marihuana y 533 gramos 800 miligramos de residuos de opio. 

También fueron incinerados 179 litros 982 mililitros de dihidrocodeína, 19 litros 995 mililitros de residuos de heroína, 15 litros 425 de residuos de opio, siete litros 995 mililitros de opio, 152 plantas de amapola, 11 plantas de marihuana y 8 bulbos de amapola. 

En el evento se contó con la presencia de representantes de los tres órdenes de Gobierno, así como de personal del Órgano Interno de Control de la PGR, el cual verificó que el procedimiento se llevara a cabo en los términos de la normatividad en la materia.