La Procuraduría General de la República (PGR) a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), por conducto de su Delegación en Baja California, incineró casi una tonelada de narcóticos relacionados con diversas averiguaciones previas y causas penales. 

La diligencia ministerial dio cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, el cual prevé la incineración de drogas aseguradas y los objetos que son instrumentos del delito. 

El evento se llevó a cabo en instalaciones del Ejercito Mexicano y contó con la asistencia de autoridades militares y del Órgano Interno de Control de la institución, quien supervisó que el proceso se llevara a cabo en términos de la normatividad de la materia aplicable. 

Lo incinerado incluyó 935 kilos 715 gramos 100 miligramos de marihuana; 5 kilos 389 gramos 690 miligramos de heroína; 260 gramos 580 miligramos de metanfetamina; 260 miligramos de diazepam y 26 unidades de psicotrópicos.