La Procuraduría General de la República (PGR) y la Dirección Nacional Antimafia y Anti terrorismo de la República de Italia, acordaron la necesidad de promover leyes y acciones que modernicen el Sistema de Justicia Penal en México, para lo cual impulsarán un nuevo ordenamiento legal basado en profesionalizar al personal y dotar de nueva infraestructura a los centros penitenciarios del país.

Durante el Primer Seminario de Intercambio de Experiencias de Lucha contra las Organizaciones Criminales y el Lavado de Dinero realizado en la sede de la PGR, el Procurador Nacional Anti mafia y Anti terrorismo italiano, Franco Roberti, expuso el modelo de Cárcel Dura que actualmente opera en su país, en donde se reduce al mínimo la comunicación de los capos a fin de evitar el manejo de mafias desde el interior de los centros de reclusión.

Asimismo, el procurador Antimafia, coincidió en la necesidad de capacitar y profesionalizar al personal que labora en las cárceles, ya que dignificando esta labor, se lograrán mejores resultados basados en el orden, respeto y disciplina con que deben operar estos centros de reclusión.

Por su parte, el Comisionado del Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, Eduardo Guerrero Durán, destacó el compromiso de presentar, en breve, una nueva iniciativa de ley para regular el Sistema Penitenciario en México con base en seis ejes principales:

Gobernabilidad en centros preventivos y despresurización de los mismos, mejora de infraestructura carcelaria, fortalecimiento de la tecnología, capacitación y profesionalización del personal, estandarización de los sistemas a nivel nacional y finalmente, establecer un mecanismo eficiente de reinserción social para los internos.

Durante el encuentro, las delegaciones de ambos países intercambiaron experiencias en temas relevantes como el aseguramiento de bienes al crimen organizado que debilita su capacidad de operación, el uso de testigos protegidos o colaboradores de justicia quienes aportan datos indispensables para combatir a los grupos delictivos, así como los sistemas que ambas corporaciones manejan para detectar e inhibir el lavado de dinero.

Con estas acciones, México e Italia fortalecen sus lazos de cooperación en el combate a las redes del crimen organizado y el narcotráfico que ponen en riesgo la seguridad y la gobernabilidad democrática en ambas naciones.