La Protección de la Libertad de Prensa a la Luz de la Reforma Constitucional al Artículo 73. Retos y Desafíos, en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE).

JESÚS MURILLO KARAM, PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA (JMK): Sinceramente para mí es un placer estar aquí, es la parte bonita de la Procuraduría, tiene muchas partes bonitas, pero esta es la más bonita y tiene algunas partes que ya estamos componiendo.

Realmente creo que este es el centro de análisis penal más importante que tiene como instrumento el Estado Mexicano para poder acercar mucho más a la sociedad mexicana al conocimiento de algo tan vital, tan vital como lo es el derecho penal.

¿Por qué lo menciono como vital?, primero, porque desde que lo estudiaba en la escuela consideré que el Derecho era esencialmente, filosóficamente el Derecho Penal.

Es el Derecho, que por su nombre pareciera el Derecho represivo, pero yo lo quiero ver al revés, me gusta verlo al revés, me gusta verlo como el Derecho que hace o que garantiza que la libertad de todos no sea interrumpida por la acción de unos o de uno.

Es el Derecho que permite el conocimiento pleno de la convivencia social, pero claro, para que este derecho sea realmente eso, para que realmente se convierta en la normativa de una sociedad que quiere armonizar su forma de vida, requiere de algo que es crucial en cualquier derecho, en donde el Derecho Penal se convierte en fundamental, de consenso, de aceptación, de credibilidad, el reconocimiento de la ciudad de que esa es su norma.

Porque justamente cuando eso no se da, justamente cuando la sociedad tiene esa norma sin que sea de su propio consentimiento, se convierte en una norma impuesta, y no hay norma más represiva que una norma penal impuesta, es ahí donde empieza el atentado a la libertad, es desde ahí donde empieza a cercarse, a ponerle fronteras a lo que no debe ser más que el aceite que permita la circulación plena de la libertad en una sociedad.

En consecuencia, la norma penal tiene que ser una norma aceptada, conocida, simple, identificada, entendida y creo es ahí donde tenemos que hacer un gran trabajo de instituciones como esta, creo que es ahí donde tenemos que hacer que el conocimiento del Derecho Penal sea menos construido por un lenguaje hermético, y sea mucho más simple, llano y pleno.

Hoy, si leemos algunos tipos de delitos que configuran algunas leyes especiales, nos costaría tanto trabajo como identificar las sentencias que se refieren a ellos, por la complicación de sus términos. Definir y entender algunos de esos delitos les cuesta trabajo a los especialistas. Cómo entonces hacer que esto, que no es más que un mandato de la propia sociedad militando conductas que afectan a todos, no sea entendible o no sea claro.

Esta institución que queremos hacer más grande, estamos a punto de emitir un decreto para convertirla en universidad, y queremos que sea el verdadero centro del estudio penal del país, el más importante centro de estudio penal del país, y que se ligará con el instituto de formación profesional, que también estamos instrumentando, para que pueda ir creando funcionarios con la ética suficiente, con el conocimiento pleno de lo que significa la tarea de una procuraduría de justicia. A mí me gusta más ese nombre que el de Fiscalía, que vamos a tener en poco tiempo, pero a fin de cuentas es lo mismo.

Y que estas instituciones nos sirvan a pleno curso, para que logremos algo que es tan tangible de identificar como el propio nombre de la institución, que procuremos justicia, difícil, pero hermoso, complicado, pero cuando se hace bien es profundamente satisfactorio.

Y los que estamos aquí que evidentemente lo estamos porque es un tema que nos interesa, nos dedicamos de lleno a entender la profundidad social que tiene la construcción perfecta de un Derecho Penal asestado, creíble y aplicado.

Muchas gracias, y espero que tenga usted un excelente foro para difundir cosas que nos interesan a todos.

Muchas gracias a todos.