- En instalaciones de la Secretaria de Gobernacion

Muchas gracias.

Señor Secretario;

Señor Presidente de la Cámara;

Señores representantes de la propia industria;

Señores funcionarios.

Durante 2013 se emitieron según la información que da la Fiscalía Especializada quien coordina esta tarea, 102 alertas nacionales y durante ese mismo año se recuperaron en las primeras 72 horas, 97 niñas, niños y adolescentes.

No puedo decir nada más contundente para dejar clara la importancia de este evento, creo que no hay nada que pueda dejarlo con mayor claridad en su profunda significación.

Esta alerta Amber se instituye en el país en el 2011, es una institución que se crea en Estados Unidos, y aunque es un acrónimo de unas siglas norteamericanas, se llama así en remembranza de una niña que se llamaba Amber y que fue encontrada muerta varios días después.

Y que modificó, yo diría prácticamente en el mundo las condiciones en las que se echa a andar el aparato de búsqueda ante una denuncia, si ustedes recuerdan, antes se planteaban como necesidad que hubieran transcurrido 24 ó 48 ó 72 horas para que se iniciara la búsqueda porque se decidía en ese momento cuando realmente sabemos que sí se perdió.

Eso era en el siglo pasado, en un mundo que ya no existe en el que la seguridad era algo tan intangible, tan común, tan propio, que no ameritaba de mayor número de medidas especiales. Pero nos cambió el mundo, no sólo nos cambió el siglo, y tuvimos que tomar este tipo de medidas con una drasticidad y una eficacia mucho mayor.

Hoy las primeras 24, cuando mucho 48 horas se convierten en fundamentales en la búsqueda de algo que no puedo encontrar con un calificativo o con un ejemplo más grave del que pudiera ser la búsqueda de un menor de edad, no creo que haya nada que nos angustie más, que nos provoque más, que nos genere mayor desánimo, no hay preocupación o mayor dolor que la pérdida de un menor.

En consecuencia, el haber adoptado la Alerta Amber implicó, no sólo el sistema que provoca, mueve y echa a andar en todo el país una alerta, un llamado, sino procura además la modificación de muchas cosas más, la creación de más instituciones, gobernación, procuraduría, las fiscalías especializadas y equipos que se encarguen de esto; la generación de las disposiciones inmediatas, muchas de ellas ya hasta este sexenio, para que la búsqueda sea inmediata, para que no haya nada que la detenga.

Y algo que hoy nos convoca y que me parece digno no sólo del aplauso sino de la fijación de nuestra atención, la participación profunda de la sociedad y de quien informa a la sociedad, de quienes asociados en una cámara entienden su papel social y se suman a este convenio en el ánimo de ser mucho más efectivo, mucho más pronto, mucho más inmediata y eficaz la posibilidad de encontrar a un menor o un adolescente con rapidez, con certeza, con severidad.

Es una aportación para la paz que los funcionarios, los ciudadanos, los mexicanos, agradecemos el día de hoy.

Muchas gracias.