JESÚS MURILLO KARAM, PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA (JMK): Muchas gracias, antes que nada déjenme agradecerle al pueblo y al gobierno del estado de Oaxaca, y con mucha gratitud al Gobernador por su hospitalidad, su atención y el habernos recibido en este estado con tanta cordialidad.

Un estado que fue de los primeros en legislar respecto al tema del cambio del sistema de justicia al acusatorio, y en el que hoy es simbólico que en el momento en que estas reuniones nos sirven para empujar el avance de este sistema, lo hagamos en uno de los primeros estados que armaron una legislación al respecto.

Como hemos venido hablando, en la preparatoria de ayer y como lo seguiremos haciendo el día de hoy, seguiremos analizando y registrando las mejores formas de poder atender de un sistema o poder por lo menos pasar de un sistema al otro de la mejor forma, con las mejores condiciones y tratando de que se dé de la manera más eficaz posible.

Creo que hoy tenemos instrumentos que no teníamos, el hecho de haber aprobado el Congreso de la Unión un nuevo Código de Procedimientos Penales que es único para todo el país, no sólo nos facilita la tarea y nos homogeniza la acción de la justicia, sino fundamentalmente consolida el régimen federal.

Yo creo que es muy importante que hagamos una reflexión al respecto, porque luego (inaudible) se pierde en la idea de un malentendido concepto de federalismo, en el que se confunde la idea del federalismo con una idea de dividir.

Debemos de tener claro, la misma palabra "federal", lo que significa es unir, es el significado, sinónimo de federal, unir.

En consecuencia, cuando este país federó, se unió y se unió para mejorar las posibilidades de su administración, para acumular las posibilidades de fuerza, para hacer significativa y contundente lo que significa la unidad real; sobre todo en un país en que esta realidad se daba, pero es un país en el que había una cantidad enorme de cultura, pero al mismo tiempo, una unidad clara del entendimiento de esas culturas del mismo territorio.

Es cierto, no éramos un país dividido cuando nos convertimos en federación, pero realmente lo hicimos por imitación, pero por imitación que la época necesitaba y requería.

En el mundo se debatían dos sistemas, el monárquico, que estaba como la Procuraduría hoy de la República en (inaudible) mortis; y el Republicano, que estaba como está hoy la Procuraduría para convertirse en Fiscalía, es decir, iniciar un nuevo sistema que implicaba la desaparición de la anterior.

Pero todos los cambios producen reacciones, y justamente quienes se oponen a los cambios les llaman reaccionarios, nosotros estamos promoviendo el cambio, porque pensamos que el progreso es la única fórmula que la evolución nos permite para poder acceder a mejores (inaudible).

Hoy tenemos que hacer que esta evolución, este progreso, este cambio significativo nos conduzca a un mejor estado de paz, un mejor estándar de justicia, a un mejor estado de tranquilidad.

La región de los cambios habla en el entendimiento de que federar es dividir, concepto dado de que la creación de este Código de Procedimientos nuevo, implicaría una fase invasiva del federalismo; y no se dan cuenta que es el federalismo el que creó las propias condiciones de coordinación que nos van a permitir ser más ágil, más coordinados con a la misma sociedad que vive en el mismo territorio y que la unen las mismas leyes sustanciales, fundamentalmente constitucionales y generales; y que la unen las disposiciones progresistas de este país, que se pone a la punta en el mundo en cuanto a legislación de derechos humanos, al darle a los convenios realizados por el país, una jerarquía plana para que puedan ser aplicados en un sistema de interpretación de los jueces, que implica también esta unidad federalista cuando un Juez de amparo puede intervenir con (inaudible) para defender derechos fundamentales en cualquier parte.

Por ello es que estas reuniones tienen que servir no sólo para darle forma y contenido al cambio que vamos a plantear, y fundamentalmente para darle también el sustento jurídico, la calidad moral, la fuerza de sustentación que tiene que tener en la opinión pública para que podamos sostener, con el requisito fundamental que tiene que tener cualquier acto de gobierno, la posibilidad de salir adelante, credibilidad y confianza. Esa es la tarea final, y para eso nos reunimos, para encontrar los caminos de credibilidad y de confianza que permitan hacer de nuestro sistema federal el país y el sistema de justicia en el que los ciudadanos crean, en que los ciudadanos confíen, en el que cada uno de ustedes que representan a la sociedad en sus entidades, y los que representamos los funcionarios de la Procuraduría General de la República para la sociedad en general en el país, no sea simplemente una disposición legal, sino una prioridad diaria constituida en el ánimo de la certeza de la población de que para eso servimos, de que eso hacemos, y ojalá que lo hacemos bien.

Muchas gracias señor Gobernador por estar aquí y brindarnos su hospitalidad.

Gracias a todos