Señoras y señores representantes de los medios de comunicación, buenas noches a todos.

La Procuraduría General de la República informa que a partir de la fuga de Joaquín Guzmán Loera, se dio inicio a una investigación profunda y exhaustiva, en la cual se recabaron 303 declaraciones; se realizaron 111 inspecciones ministeriales; se formularon mil 142 requerimientos a diversas autoridades, además de contar con aproximadamente 191 indicios recabados en el sitio de evasión. De igual manera, se llevaron a cabo 32 cateos y 25 aseguramientos.

El responsable de organizar y dirigir la construcción del túnel, quien también construyó otros túneles en la frontera de los Estados Unidos de Norteamérica se encuentra ya en prisión, y esto es debido que a partir de las investigaciones realizadas, fue posible desarticular al grupo responsable de planear, organizar y materializar la fuga.

Entre los participantes, además de este individuo se encuentran dos de los pilotos que por años colaboraron con la organización criminal que encabeza Guzmán Loera, el sujeto que sirvió para la adquisición del predio desde donde se construyó el túnel hacia el penal, mismo que habría coincidido con él en prisión en la década de los 90.

El operador financiero que proporcionó los recursos económicos para facilitar la evasión y quien además es amigo personal del hoy detenido. Uno de los abogados de reprehendido, quien además realizó los pagos, el cuñado de Joaquín Guzmán Loera, cuya participación fue organizar y supervisar la construcción del túnel, además fue el responsable de organizar la salida y el traslado del evadido hasta uno de los sitios donde se refugió.

Asimismo las detenciones, el trabajo pericial, ministerial y de inteligencia de las diferentes instituciones del Gabinete de Seguridad del Gobierno de la República, permitieron reconstruir los movimientos realizados posteriormente al evento.

Una vez que abandonó el túnel, se trasladó vía terrestre al municipio de San Juan del Río, Querétaro, y desde una pista ubicada en este municipio, despegaron dos avionetas tipo Cessna, en una viajó Guzmán Loera con su piloto de confianza y su cuñado; la segunda se tenía prevista en caso de que fallara la primera, arribando esa misma noche a la zona serrana entre Sinaloa, Chihuahua y Durango.

Los indicios derivados de las investigaciones, sumado a los trabajos de inteligencia, permitieron a las corporaciones iniciar una serie de operaciones en dicha zona. Otro aspecto importante que permitió precisar su ubicación, fue el haber descubierto la intención de Guzmán Loera de filmar una película biográfica, para lo que estableció comunicación con actrices y productores, lo cual ya forma parte de una nueva línea de investigación; incluso, las tareas de seguimiento permitieron documentar los encuentros entre los abogados del ahora detenido y estas personas.

Tras semanas de operaciones en la región, se llevó a cabo la identificación y aseguramiento de diversas propiedades, vehículos, aeronaves y pistas de aterrizaje con el objetivo de afectar su zona de influencia y capacidad logística.

Estas tareas permitieron precisar su localización en un rancho del municipio de Pueblo Nuevo, Durango, donde en el mes de octubre elementos de la Secretaría de Marina Armada de México llevaron a cabo un operativo con el objetivo de capturar al delincuente.

Antes de huir por una cañada, personal de Fuerzas Especiales lo ubicó desde un helicóptero; sin embargo, el delincuente iba acompañado de dos mujeres y una niña, por lo cual se decidió no accionar armas de fuego para no poner en riesgo la vida de terceros.

En dicha ocasión se logró detener a siete colaboradores cercanos a Guzmán Loera, que aportaron información útil y relevante para fortalecer la investigación.

Tras este operativo, el delincuente se internó aún más en la zona del Triángulo Dorado, disminuyendo su círculo de seguridad y limitando sus comunicaciones.

Las instituciones de seguridad del Gobierno federal intensificaron las acciones de inteligencia, permitiendo conocer hacia finales de diciembre, la intención del delincuente de trasladarse a la zona urbana.

Durante el seguimiento a diversos integrantes del círculo cercano de Guzmán Loera, se identificó a una persona que se especializaba en la construcción de túneles, de quien se tuvo conocimiento estaba acondicionando diversas viviendas en los estados de Sinaloa y Sonora.

Estas acciones llevaron a ubicar un domicilio en la ciudad de Los Mochis, Sinaloa, en el cual se montó un operativo de vigilancia por espacio de un mes.

A partir del 6 de enero, se comenzaron a observar movimientos inusuales dentro de la rutina diaria de ese domicilio, destacando el arribo de un vehículo en la madrugada del día 7. Los indicios recabados en campo y las tareas de inteligencia, dieron la certeza de que el delincuente Guzmán Loera, se ubicaba en el interior de dicho inmueble.

Tras una planeación oportuna y eficaz, la madrigada del día de hoy se puso en marcha un operativo por parte de las fuerzas federal. Al arribar al domicilio, los elementos fueron agredidos con disparos de arma de fuego de grueso calibre desde el interior, por lo que se repelió el ataque, resultando herido un elemento de la Armada y perdiendo la vida cinco agresores, asimismo se logró la detención de seis personas más.

Durante el enfrentamiento, Guzmán Loera logró fugarse a través del sistema pluvial de la ciudad, lo cual ya se había considerado en la estrategia de captura.

Esta acción la realizó acompañado de su jefe de seguridad Jorge Iván Gastélum Ávila u Orso Iván Gastélum Cruz, delincuente de alta peligrosidad quien también forma parte de los 122 objetivos prioritarios de la delincuencia organizada.

En esta operación-persecución, el personal naval siguió por el interior de los túneles y red de drenaje a los dos prófugos, quienes al verse en esa condición de huida, abrieron una alcantarilla para salir a una avenida y posteriormente huir en vehículos.

Ante la alerta por el robo de los automóviles en las inmediaciones de la zona de operación, efectivos de las fuerzas federales implementaron un dispositivo para dar con el paradero de las unidades y detener a los delincuentes.

Al ser ubicado uno de los vehículos sobre la carretera Los Mochis-Navojoa, elementos de las fuerzas participantes procedieron a su intercepción y la detención de Guzmán Loera y Gastélum Ávila.

Con el objetivo de asegurar a los delincuentes y proteger la integridad de los elementos, estos se trasladaron a un motel cercano para esperar refuerzos, pocos minutos después fueron trasladados al aeropuerto de Los Mochis y posteriormente a la ciudad de México.

Señoras y señores, la reaprehensión de este criminal y su cómplice, es resultado de un profundo trabajo de inteligencia, investigación y coordinación entre las distintas instituciones de seguridad del Gobierno de la República.

La Procuraduría General de la República, responsable constitucionalmente de la investigación, reconoce el compromiso de los elementos del Ejército mexicano, la Armada de México, la Policía Federal y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional.

Las investigaciones y operativos para debilitar la estructura financiera y operativa de esta organización criminal, continúan y más adelante daré a conocer mayor información al respecto.

Por último, quiero hacer de su conocimiento que hace unos minutos les fueron practicados a los detenidos los exámenes necesarios para la identificación y valoración de su integridad física en materia de fisonomía, dactiloscopia, genética, voz, fotografía, video, grafoscopía y medicina forense.

Guzmán Loera será trasladado nuevamente al centro Federal de Readaptación Social número 1 del Altiplano.

En nombre del Gabinete de Seguridad del Presidente Enrique Peña Nieto, reiteramos nuestro indeclinable compromiso con el abatimiento de la impunidad y el combate al crimen organizado.

Muchas gracias.




7jpg
6jpg
5jpg
4jpg
3jpg
1jpg
2jpg