La Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), en su Delegación en Aguascalientes, obtuvo del Juez Segundo de Distrito en el Estado, sentencia condenatoria de diez años de prisión y una multa económica, en contra de un operador de autobús detenido por su responsabilidad en la comisión de un delito contra la salud, en la modalidad de transporte de clorhidrato de metanfetamina. 

La detención se efectuó cuando los efectivos de la Policía Federal implementaban un punto de revisión carretero, a la altura del kilómetro 106 + 100, de la carretera Nacional México - Ciudad Juárez. 

Al efectuar una inspección física a un autobús de pasajeros procedente de la ciudad de León, Guanajuato, con destino a la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, se detectó un compartimiento cerrado, en el que se descubrió una mochila con diversos paquetes confeccionados en forma rectangular y envueltos en cinta adhesiva negra, los cuales contenían 22 kilos 293 gramos de "cristal". 

Al cuestionar al chofer sobre la procedencia del clorhidrato de metanfetamina, éste manifestó desconocer el origen. En el camarote se encontraba uno de sus compañeros descansando, por lo que al preguntar a éste, se supo que él fue el autor de la transportación del estupefaciente, por lo que fue detenido junto con el narcótico y puesto a disposición del Representante Social de la Federación. 

El sentenciado fue recluido en el Centro de Reeducación Social para Varones "Aguascalientes", ubicado en la entidad.