La Procuraduría General de la República obtuvo de la Autoridad Jurisdiccional sentencia condenatoria de 166 años de prisión, contra una persona procesada por los delitos de Delincuencia Organizada, Contra la Salud en la modalidad de posesión de clorhidrato de cocaína, con fines de comercio, homicidio calificado con ventaja y portación de arma de fuego de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas.

De acuerdo con el expediente iniciado por la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, por conducto de su delegación en Nayarit, el sentenciado fue detenido en 2009, en el estado de Quintana Roo, por elementos del Ejército Mexicano, que se encontraban en un recorrido de inspección.

Al marcarle el alto a un automóvil para efectuarle una revisión, el conductor hizo caso omiso y emprendió la huida, al ser alcanzado se le encontró entre sus pertenencias un arma de fuego abastecida con cartuchos, envoltorios que contenían cocaína y dinero en efectivo.

De sus declaraciones ante el Ministerio Público de la Federación se desprende que dicho sujeto dijo pertenecer a un grupo criminal ya desarticulado y ser el encargado de coordinar secuestros, levantones, homicidios y otras actividades ilícitas.

El agente del Ministerio Público de la Federación ejerció acción penal en contra del ahora sentenciado, mismo que está recluido en el Centro Federal de Readaptación Social número dos, “Occidente”, en Puente Grande, Jalisco.

La sentencia, que incluye una sanción económica, fue dictada por el Juzgado Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales, con residencia en Tepic, Nayarit.