El Gobierno de México expresa su compromiso con el éxito del Examen de Alto Nivel del 57° Periodo de Sesiones de la Comisión de Estupefacientes de las Naciones Unidas, que comienza hoy en la ciudad de Viena, Austria. Se trata de una oportunidad para promover un debate crítico y objetivo sobre las acciones internacionales en la materia, con base en evidencias y de manera respetuosa de las convenciones internacionales.

Por la relevancia de esta reunión multilateral, la delegación de México es encabezada por la Subprocuradora Jurídica y de Asuntos Internacionales, Mariana Benítez Tiburcio; el Subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaria de Relaciones Exteriores, Juan Manuel Gómez Robledo, y el Subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián. Participan, asimismo, el Comisionado Nacional contra las Adicciones de la Secretaría de Salud, Fernando Cano Valle, y otros altos funcionarios del Gobierno de la República, Senadores y representantes de la sociedad civil.

La Subprocuradora Benítez pronunció el discurso de posicionamiento de México en el debate general. Reiteró la convicción de nuestro país con la concertación multilateral, como la mejor fórmula para atender este reto global. Señaló que para México el objetivo final de las políticas y acciones para contrarrestar el problema mundial de las drogas siempre será garantizar el bienestar y la salud de la sociedad.

El Examen de Alto Nivel debe refrendar compromisos y reconocer la necesidad de enriquecer los pilares del Plan de Acción vigente. Es necesario integrar los esfuerzos para prevenir y reducir los efectos negativos, los costos para el tejido social, la salud pública, la justicia, el desarrollo de la sociedad, y en consecuencia, el Estado de Derecho y la vigencia de las instituciones democráticas.

Se deben, asimismo, analizar las nuevas dinámicas y enfoques que se han planteado en los recientes años, reconociendo qué medidas unilaterales son favorables tanto para el ejercicio de la corresponsabilidad que debe privar en este tema, como para la cooperación internacional.

Para la sesión especial de la Asamblea General de la ONU dedicada a este tema en 2016, la delegación mexicana expresará la necesidad de que se evalúen con objetividad nuevos enfoques y tratamientos en la materia, proyectando los escenarios más convenientes y que resulten viables para la realidad de cada Estado.

Al colocar en el centro de las acciones y políticas al bienestar del individuo y a sus derechos como ciudadano, a México le interesa que se tomen en cuenta las buenas prácticas, lecciones y procesos de carácter regional; que se garantice la participación activa y plural de la academia y de la sociedad civil, y que se privilegie la búsqueda de puntos en común que concilian con las convenciones existentes.

Entre otras medidas, el Gobierno de México apoya: 1) impulsar estrategias de prevención integral activa, que busquen tanto la reducción del consumo como la prevención de daños para el tejido social, y que sean compatibles con la procuración de justicia; 2) privilegiar el tratamiento por encima de la criminalización, y 3) consolidar políticas orientadas a tratar el consumo de las drogas como un asunto de salud pública.

La delegación de México expresó que para el Gobierno de la República es prioritario consolidar un cambio de visión en el que la justicia, la inclusión y la prevención sean los elementos fundamentales para lograr que las comunidades y los ámbitos de convivencia pública sean verdaderos espacios de tranquilidad y de seguridad.

La Comisión de Estupefacientes es el órgano de las Naciones Unidas encargado de la formulación de políticas del sistema de fiscalización de estupefacientes. Está integrada por 53 países, entre ellos México. Dicha instancia decidió en 2009 llevar a cabo el actual Examen de Alto Nivel para analizar los avances en la implementación del Plan de Acción en la materia.