En cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos, y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, en Tijuana, Baja California, la Procuraduría General de la República (PGR), incineró más de 20 toneladas  de narcóticos relacionados con diversas averiguaciones previas y causas penales.

 

La diligencia ministerial tuvo lugar en las instalaciones del XXVIII Batallón de Infantería de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), con la presencia de autoridades militares y personal del Órgano Interno de Control de la dependencia.

 

Éste último, verificó que el procedimiento se llevara a cabo en los términos aplicables de la normatividad en la materia.

 

En esta acción, coordinada por la Delegación de la PGR en la entidad, se destruyeron más de 18 toneladas 570 kilogramos de planta seca de marihuana; una tonelada 351 kilogramos de metanfetamina; 206 kilogramos de cocaína, así como 236 kilogramos de heroína, 6 kilos 422 gramos de opio, más de 11 kilos 390 gramos de morfina y 77 psicotrópicos.