JESÚS MURILLO KARAM, PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA (JMK): Muchas gracias. Yo también empezaría por agradecer primero la anfitriona del estado de Nayarit, señor Gobernador muchísimas gracias por su hospitalidad, muy amable señor Procurador.

Es cierto, las cosas eran difíciles en Nayarit y no son fáciles en ningún lado pero desde luego han mejorado muchísimo y tendrán que mejorar más y esa es una de las razones por las que estamos aquí reunidos.

Han mejorado en mucho, tiene razón el señor Procurador, en mucho gracias al esfuerzo y lo señalo en cada reunión de Procuradores a las Fuerzas Armadas del país.

El trabajo que realizan las Fuerzas Armadas en México es verdaderamente ejemplar y digno de imitarse incluso en otras áreas. Es un Ejército auténticamente de paz, en busca de la paz; es una Marina realmente armada en la búsqueda de la paz.

Yo sí aprovecho cada reunión de éstas para mostrar nuestra satisfacción por el trabajo inmerso en las leyes mexicanas, cuidadosamente inmerso en las leyes mexicanas que realizan las Fuerzas Armadas, lo cual además, déjenme decirles, es un descanso enorme para la Procuraduría General de la República.

Quiero darles las gracias a los señores Procuradores de los estados porque también es la coordinación la que ha permitido que podamos tener resultados en muchas partes del país y en otras los vamos a tener.

Toda este armado de la estructura nacional en el que se incorporan los tres niveles de gobierno y se incorporan todas las áreas de los niveles de gobierno, en el que hay un plan que rige cada gobernador en cada estado, reuniéndose con todas las instituciones que desde ahí ven las estrategias, los planes, las directrices para poder implementar adecuadamente la seguridad.

Resulta que mientras más seguridad haya, los Procuradores tenemos menos trabajo o deberíamos de tener menos trabajo, por eso es que tenemos que ser muy agradecidos con la eficiencia de este tipo de acciones.

Pero la siguiente etapa, la que sigue de implementar seguridad y que es la tarea de quienes representamos junto con el Ministerio Público a la sociedad mexicana, es una tarea más compleja, es una tarea bastante más difícil, porque lo que en ella está en juego son los valores fundamentales de cualquier sociedad, la libertad, la seguridad de la inocencia, la sanción a la culpabilidad, la erradicación de la injusticia, valores fundamentales en cualquier sociedad, valores cruciales en cualquier sociedad.

Prácticamente en todo el mundo se creó el Ministerio Público con el propósito específico y claro de representar a la sociedad en la búsqueda, protección y mantenimiento de estos valores, esa la razón de ser del Ministerio Público, es la razón de ser de las Procuradurías.

Y yo creo que es elemental que lo dejemos claro sobre todo en función en algunas reflexiones que se hacían ayer, que nos hacemos todos, cuando decimos el Estado debe de actuar en representación de la sociedad de la misma manera que actúan aquellos que rompen los valores de la sociedad- y la respuesta para mí es clara, el Estado tiene la obligación de ejemplificar, tiene la obligación de ajustarse a la norma, tiene la obligación de ser preciso en el cumplimiento del derecho para poder decir que está erradicando las conductas que van en contra de la sociedad.

Y ahí es en consecuencia, donde quienes tienen el trabajo de las Fuerzas Armadas, de las policías, del Ministerio Público y los jueces, en donde la visión tiene que estar puesta clara y absolutamente fija en lo que significa representar a la sociedad en todo este proceso; y lo que significa es proteger sus valores, lo que significa es mantener la armonía, lo que significa es poder reconstruir el tejido social de manera tal, que podamos vivir en las condiciones más adecuadas que cualquier sociedad se constituye en un territorito y se fija normas con el propósito de que ellas sean las que permitan la paz, la tranquilidad, la libertad y en el más alto, en el más preciso de los conceptos, la propia justicia, esa es nuestra tarea, esa es la tarea de los Procuradores de justicia.

No se les olvide nunca que lo que hacemos es representar a la sociedad en el rescate de sus valores fundamentales, en la preservación de sus razones fundamentales, en el constante flujo de una vida armoniosa para quienes formamos parte del núcleo que constituimos en un territorio que llamamos Estado; y tenemos que actuar como eso, como representantes de la sociedad y en consecuencia, manejamos la paz, la tranquilidad y la justicia de un Estado.

Aquí vamos a tener que reconstruir todo el tejido de justicia de seguridad y paz, para cambiarlo por uno que sea mucho más efectivo y eficiente, pero no caigamos en la tentación, no por uno que sea más represivo, no por uno que sea el principal motivo de afectación de los valores que estamos tratando de proteger. No cambiemos el delito de fuera por una represión, un autoritarismo o una dictadura dentro, demos el ejemplo de que es la ley, de que es la búsqueda de la justicia, de que es el aseguramiento de la inocencia lo que nos mueve, lo que nos motiva y lo que da origen a los acuerdos que hoy tomemos aquí para mejorar las condiciones de todos nuestros estados.

Muchas gracias por estar aquí, le voy a pedir al señor Gobernador, sea tan amable de inaugurar los trabajos del día de hoy.