La Procuraduría General de la República (PGR) a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), por conducto de su Delegación en Aguascalientes, incineró un kilo 576 gramos 600 miligramos de cocaína, 68 kilos 801 gramos 060 miligramos de marihuana, 52 tabletas MDA, 37 litros de metanfetamina líquida, más 40 kilos 580 gramos de metanfetamina y dos mochilas, bajo la supervisión del órgano interno de control. 

La destrucción del estupefaciente se realizó en las Instalaciones de la Institución, con la presencia del subdelegado de Procedimientos Penales y dos Agentes de Ministerio Público de la Federación. 

Los narcóticos destruidos fueron resultado de la implementación de diversos operativos en la entidad, por parte de las autoridades de los tres órdenes de gobierno, quienes en conjunto capturaron a los delincuentes en posesión de los estupefacientes antes mencionados. 

En el acto, el representante del Órgano Interno de Control en la PGR, dio fe de la autenticidad y peso de los estupefacientes incinerados. 

En uno de los casos, a través de un Puesto de Control Militar de Seguridad ubicado en el municipio de Cosío, Aguascalientes, la Agencia de Investigación Criminal (AIC), logró detener a sujetos que transportaban metanfetamina, la cual fue decomisada y puesta a disposición del Ministerio Público de la Federación. 

En otro caso, al realizar una revisión preventiva en la comunidad "La Dichosa" del municipio de Asientos, la Policía Estatal detuvo a tres personas por los delitos de comercio y posesión de narcóticos, y logró decomisar cocaína, metanfetamina, sicotrópicos, dos mil pesos y dos vehículos. 

Finalmente, en un operativo en la calle puente de Calderón, en el Fraccionamiento Libertad, investigadores de la AIC, a través de una denuncia anónima, colocó vigilancia fija para capturar a los delincuentes, mismos que fueron detenidos en flagrancia con marihuana, la cual fue remitida al Representante Legal de la Federación. 

Con estas acciones fue posible la detención oportuna de los delincuentes y la destrucción total del cuerpo del delito.