La Procuraduría General de la República (PGR) incineró casi seis toneladas de narcóticos, relacionados con diversas averiguaciones previas y causas penales, en Baja California.

La diligencia ministerial dio cumplimiento al Programa de Destrucción de Narcóticos y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, el cual prevé la incineración de drogas aseguradas y los objetos que son instrumentos del delito.

El evento lo llevó a cabo la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), en su Delegación en Baja California, en el stand de tiro del 23 Regimiento de Caballería Motorizado y contó con la asistencia de autoridades militares y del Órgano Interno de Control de la institución, quien supervisó que el proceso se llevara a cabo en términos de la normatividad en la materia.

Lo incinerado incluyó cinco toneladas 870 kilos 902 gramos 775 miligramos de marihuana, 38 kilos 434 gramos 230 miligramos de metanfetamina, cuatro gramos 290 miligramos de heroína, 14 kilos 118 gramos de cocaína, 13 plantas de marihuana, 38 litros 180 mililitros de metanfetamina líquida y 57 pastillas psicotrópicas.