La Procuraduría General de la República (PGR) en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), incineró más de nueve toneladas de narcóticos en Sonoyta y Nogales, en el estado de Sonora.

 

La quema de los enervantes fue instruida por la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), en cumplimiento a lo dispuesto en el Calendario Nacional de Incineración de Narcóticos.

 

A este respecto la Delegación estatal de la PGR en Sonora informó que los narcóticos incinerados en la ciudad de Sonoyta fueron: seis toneladas 606 kilogramos de marihuana, 21 kilos de cocaína y un kilo de sustancia negativa, los cuales correspondían a 17 averiguaciones previas iniciadas por delitos Contra la Salud en sus distintas modalidades, en la Subdelegación de Procedimientos Penales Zona Noroeste.

 

La ceremonia de incineración tuvo lugar en las instalaciones del Club de Tiro y Caza "El Venadito" y se contó con la presencia de representantes del Órgano de Control Interno de la Institución, quienes dieron fe del peso y autenticidad de las sustancias destruidas.

 

La segunda incineración se realizó en el municipio de Nogales, donde fueron destruidas dos toneladas 700 kilos de marihuana, 255 gramos de cocaína y 36 tabletas de clorhidrato de oxicodona. Esto, en las instalaciones del campo de tiro "Puma", ante representantes del Órgano de Control Interno de la PGR, quienes verificaron que el proceso se efectuara en términos de la normatividad en la materia.