La Procuraduría General de la República (PGR) a través de la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRAPPA), en su Delegación en Chiapas, incineró 183 kilos 399 gramos 230 miligramos de marihuana, 3 kilos 58 gramos 600 miligramos de cocaína y 1 kilogramo 291 gramos de pseudoefedrina. 

La droga destruida está relacionada con 71 averiguaciones previas, en cumplimiento del Programa de Destrucción de Narcóticos y objetos de delito. 

La diligencia se realizó con apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), en las instalaciones del Campo Militar Número 31 C, ubicadas en Berriozabal, Chiapas, bajo la supervisión de personal del Órgano Interno de Control de la PGR, el agente del Ministerio Publico de la Federación y elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC). 

El narcótico asegurado es resultado del trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno, como parte frontal de la lucha contra el narcotráfico y otras conductas ilícitas en el estado.