• Internaron ilegalmente a una menor de cuatro años a los Estados Unidos, presuntamente con la intención de "venderla".

  • La Procuraduría General de la República (PGR) a través de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), por conducto de su Delegación en Chihuahua, aportó las pruebas necesarias al Juzgado Cuarto de Distrito en la entidad, para dictar auto de formal prisión contra dos personas de origen mexicano, por los delitos de Tráfico de Indocumentados y Secuestro, en agravio de una menor de cuatro años. 

    De acuerdo con lo asentado en la averiguación previa, familiares de la menor interpusieron una denuncia ante el agente del Ministerio Público de la Federación, para advertir que traficantes de indocumentados internaron ilegalmente a una menor de edad a los Estados Unidos, con la amenaza de "venderla" en aquel país, si no se les entregaba cierta cantidad de dinero. 

    La menor y su madre, pretendían ingresar al país vecino, a bordo de un vehículo, acompañadas por una tercera persona presuntamente de nacionalidad estadounidense, quien se encargaría de cruzarlas. 

    Previo al arribo a la garita aduanal, se le indicó a la madre que descendiera del automotor, para que pasara a través del acceso peatonal del puente internacional Santa Fe, ubicado en la frontera Ciudad Juárez-El Paso; sin embargo, fue detenida por agentes de la aduana norteamericana, al detectar que la visa que presentó -la cual le fue entregada por los "polleros"- contaba con reporte de robo. En el caso de la niña, esta fue ingresada por la garita vehicular. 

    Los detenidos, quienes al parecer planearon la situación, habrían suministrado pastillas a la menor para mantenerla dormida y de esa manera llegar hasta la ciudad de Las Cruces, Nuevo México. 

    Internados en el país vecino, contactaron a los familiares en México, exigiéndoles la cantidad de cinco mil dólares para regresarla, de lo contrario la ofrecerían en venta. 

    En una operación conjunta, a través del intercambio de información entre la PGR y agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (U.S. Immigration and Customs Enforcement), se logró la captura de los ahora procesados. 

    La pequeña quedó bajo resguardo de la autoridad estadounidense en proceso migratorio, para ser entregada a sus familiares. 

    La pareja inculpada fue expulsada de los Estados Unidos y detenida a su entrada a territorio mexicano, por elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), quienes los entregaron al agente del Ministerio Público de la Federación. 

    Una vez consignados ante la autoridad judicial, se les dictó auto de formal prisión por los delitos mencionados y fueron internados, por separado, en el CERESO estatal Dos y en el Tres, con sede en Ciudad Juárez.