• Por la comisión de delitos que dañen ejemplares en peligro de extinción.

Tras una denuncia realizada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), la Procuraduría General de la República a través de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos Ambientales y Previstos en Leyes Especiales (UEIDAPLE), cumplimentó una orden de aprehensión contra el propietario de un circo en Mérida, Yucatán.

 

El agente del Ministerio Público de la Federación determinó que existen pruebas suficientes para señalar al dueño del referido espectáculo como el presunto responsable del delito previsto y sancionado en el artículo 420 fracción V del Código Penal Federal, en la hipótesis “…quien ilícitamente dañe algunos ejemplares de fauna silvestre terrestres, en veda, considerados en peligro de extinción o regulados por algún tratado internacional del que México sea parte”.

 

Derivado de una inspección a un circo fueron localizados diversos ejemplares con daño físico, entre ellos un oso con desgarre y extirpación de maxilar inferior; un tigre de bengala; un león africano y tres monos araña.

 

El ejemplar de oso negro ursusamericanus, conocido como “Invictus”, se encontraba enlistado como una especie en peligro de extinción de acuerdo con la norma oficial NOM-059-SEMARNAT-2010.

 

Cabe señalar que luego de que el Órgano Jurisdiccional negara en su resolutiva que se librara la orden de aprehensión, la PGR apeló dicha resolución.

 

Asimismo el Tribunal Unitario del Décimo Cuarto Circuito, resolvió revocar la resolución de la autoridad competente, notificando al agente del Ministerio Público la orden de aprehensión y poniéndolo a disposición del Juzgado Cuarto de Distrito en Materia Mixta con sede en Mérida, Yucatán.