El tejocote es 100 por ciento mexicano, aunque nombrado de muchas formas,  kanal chishte en Chiapas; en la Ciudad de México, texócotl (náhuatl); en el Estado de México npeni (otomí) y en Michoacán karhasi (purépecha), se hace referencia al mismo fruto: Crataegus mexicana, de color amarillo lleno de pequeñas pecas, de sabor agridulce y muy

aromático.

Este producto es rico en calcio, hierro, vitamina C  y complejo B, por tal motivo, es empleado en remedios caseros contra la gripe, la tos, malestares estomacales, entre otros.

En cuanto a su consumo, tradicionalmente, es utilizado para la preparación de ates, jaleas, mermeladas, en fresco, en almíbar y sirve de base para la tradicional bebida navideña conocida como “ponche de frutas”

El tejocote es una especie muy apreciada desde la época prehispánica por la riqueza de su fruto y la calidad de su madera. En la Colonia se conservó su cultivo y pasó a formar parte de la fruticultura realizada en las huertas de las casas de campo de la Ciudad de México.

Actualmente, la producción nacional de este pequeño fruto asciende a más de 4,300 toneladas, de las cuales el 93 por ciento se cosechan en las tierras poblanas.

Falta muy poco para que inicie al México Alimentaria 2016 Food Show y no te la puedes perder... 

Los próximos 8, 9 y 10 de diciembre tienes una cita en el Centro Banamex de la Ciudad de México. 

Regístrate y obtén tu entrada gratis.