La Procuraduría General de la República en el estado de Tlaxcala, obtuvo del Juzgado Primero de Distrito sentencia de ocho años con diez meses y 15 días de prisión, y multa de dos mil 595 días de salario mínimo, contra Ezequiel Páez Medina, Pedro Méndez Contreras y Héctor López Toriz. 

En los resolutivos del proceso penal 62/2010, que se integró con información de la averiguación previa PGR/TLAX-5/239/2010, se apuntó que esas personas fueron encontradas penalmente responsables de violación a la Ley de Migración, en la modalidad de transporte y albergue de ilegales extranjeros. 

También fueron halladas culpables del delito contra la salud, en la modalidad de posesión de cocaína. 

En ambos expedientes se indicó que, en respuesta a la denuncia telefónica de un migrante de nacionalidad hondureña, quien indicó que había escapado de sus secuestradores y estaba bajo un puente del municipio de San Pablo, agentes de la Policía Federal se dirigieron a esa zona, donde, efectivamente, localizaron al individuo. 

Éste narró que el 18 de junio del 2010, junto con otras 20 personas de su mismo país, también ilegales, viajaban en un autobús rumbo a Puebla, cuando fueron interceptados por los ahora sentenciados y obligados a abordar un tráiler. En ese vehículo los trasladaron a una bodega ubicada en Tlaxcala, y les exigieron el pago de dos mil 500 dólares a cada uno para dejarlos continuar su viaje hacia Estados Unidos de Norteamérica. 

Los agentes federales localizaron dicha bodega, aprehendieron a los tres individuos, y liberaron a una mujer que permanecía secuestrada. Además, se les aseguraron más de 10 gramos de cocaína. 

Los sentenciados cumplen su castigo internados en el Centro de Reinserción Social de la capital del estado.