La Delegación de la Procuraduría General de la República en Sonora obtuvo del Juzgado Décimo de Distrito, con sede en Hermosillo, dos autos de formal prisión contra igual número de personas, como probables responsables de delitos contra la salud, en la modalidad de transporte de drogas. 

Ambas personas fueron aprehendidas por agentes de la Policía Federal Ministerial (PFM), en el municipio de Caborca. 

Uno de ellos es enjuiciado bajo la Causa Penal 28/2013, integrada con base en la averiguación previa AP/PGR/SON/CAB/050/2013; en el expediente se indica que el pasado 13 de febrero, en respuesta a una denuncia ciudadana, elementos de PFM se trasladaron al kilómetro 75 de la carretera costera, tramo Libertad-Puerto Peñasco. 

Ahí, marcaron el alto a un tráiler procedente de Tuxpan, Nayarit, con destino a Tijuana, Baja California, al revisarlo descubrieron y aseguraron siete kilos con 940 gramos de goma de opio; un kilo con 300 gramos de metanfetamina; y, dos kilos 200 gramos de heroína. Las drogas estaban ocultas en el interior de cinco extinguidores. 

El chofer fue detenido y ahora enfrenta proceso penal, por la posible comisión del delito contra la salud, en la modalidad de transporte de opio, heroína y metanfetamina. 

El segundo de los individuos es enjuiciado bajo la Causa Penal 25/2013, derivada expediente AP/PGR/SON/CAB/048/2013 consignado por el Fiscal de la Federación. 
En el expediente se indica que el pasado 11 de febrero, en atención a una denuncia ciudadana, efectivos de la PFM se trasladaron al tramo carretero Caborca� La Y Griega, aproximadamente tres kilómetros de la salida sur de Caborca. 

Ahí detuvieron un camión tipo rabón procedente de Guadalajara, Jalisco, y con destino a Puerto Peñasco, Sonora, en el que localizaron 26 paquetes con un total 401 kilos de marihuana, ocultos en un compartimiento prefabricado de la caja de carga. 

También aprehendieron al ahora procesado, quien es probable responsable del delito contra la salud, en la modalidad de transporte de marihuana. 

Los dos individuos enfrentan sus procesos penales recluidos en el Centro Federal de Readaptación Social número 11, en Hermosillo.