JESÚS MURILLO KARAM, PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA (JMK): Muchas gracias, buenas tardes a todos.

Nos permitimos invitarlos para continuar con los avances de lo que comentábamos el día de ayer, respecto al albergue o centro de protección de algunos menores.

Primero que nada tengo que repetir algunas cosas. Decíamos ayer que después de cinco denuncias que están perfectamente identificadas en la averiguación previa, la Procuraduría actuó en el sentido de localizar a menores en que la acusación de los padres señalaba que no les eran devueltos por este centro.

Nuestra obligación, indudable, clara, es inmediatamente atender una denuncia en la que está planteada la posibilidad de detención de menores, y así lo hicimos, en los términos precisos de la ley, solicitamos una orden de cateo y ésta nos iba a permitir poder entrar y verificar; primero, la existencia de esos menores; segundo, su ubicación; tercero, las condiciones en que se encontraban.

Y les decía ayer, cuando teníamos apenas la información, que encontramos el lugar en lamentables condiciones y que había en ese momento ya acusaciones de maltratos. Hoy después de haber interrogado ya a más de 12, tengo un corte hasta los 12 primeros declarantes, que se refieren a los menores y algunos ya no tan menores recluidos en este centro, en los que ya se nos dan elementos mucho más amplios que en un momento más les hará un relato, sin mencionar nombres desde luego, sobretodo porque en muchos casos menores, de lo que declaran quienes estaban en este centro de resguardo o albergue o como ustedes le quieran llamar.

Quiero decirles que los primeros sorprendidos del tamaño del problema fuimos nosotros, junto con mucha gente de organizaciones nacionales o internacionales y del propio Gobierno, considerábamos este centro como uno de los centros en que podíamos confiar el cuidado de los menores. Y digo nos sorprendimos porque el propio Gobierno, en muchas ocasiones tanto el local como el federal, auxilió a esta organización y tenían el apoyo también de organizaciones locales e internacionales, y que contaba con prestigio para todos, como todos lo conocíamos y como incluso la declaración de algunos muy respetables intelectuales confirma, lo cual nos generó aparte de sorpresa, una terrible inquietud.

De las 12 declaraciones le voy a pedir al Licenciado Zerón, que sea tan amable de darles un resumen para que se den cuenta del tamaño de lo que sucedía ahí adentro.

TOMÁS ZERÓN DE LUCIO, DIRECTOR EN JEFE DE LA AGENCIA DE INVESTIGACIÓN CRIMINAL: Como lo ha informado el señor Procurador General de la República, la investigación continuó y durante las declaraciones de las víctimas, en el transcurso de estas horas, se ha determinado la lamentable condición y calidad de vida en que eran forzados a vivir lo habitantes de La Gran Familia, en Zamora, Michoacán.

A continuación daré a conocer algunos de los extractos de las primeras declaraciones que se han recabado, mismas que serán puestas a consideración del Juez íntegramente para soportar la acusación que formulará el Ministerio Público Federal en contra de las personas que han sido detenidas en el lugar.

Víctima uno: Declara haber sido sometido a maltratos físicos, psicológicos y sexuales por parte de una persona del género masculino, a quien sólo conocen como "El Sito", quien lo obligaba a realizar sexo oral, amenazando con matarlo y extráele los órganos para venderlos en caso de una negativa.

Víctima dos: Narra maltratos de los que fue víctima, señalando que era sometido a golpes en la cara, y le pegaban con varas que ocupaban en la clase de música para piano, y como castigo lo encerraban en un cuarto al que le llamaban "El Pinocho".

Dicha celda la llamada "El Pinocho", que mide apenas escasos dos, tres metros cúbicos, era utilizada para dejar a las víctimas por periodos de tiempo prolongado a manera de castigo, sin comida, sin agua, siendo los demás habitantes del lugar, quienes eran menores de edad, quienes a escondidas les llevaban víveres a los castigados, mismos que pasaban a través de los barrotes que circundaban "El Pinocho".

Declara también haber sido víctima de abusos sexuales por parte de una persona del género masculino, que se bajaba los pantalones y los obligaban a tener sexo oral.

Víctima tres: Narra el abuso físico al que era sometida con una manguera en las piernas cuando no cumplían órdenes, y menciona a un trabajador del albergue al que obligaba a realizar actos sexuales, ofreciendo a cambio dinero.

Víctima cuatro: Declara haber sido retenida en el albergue en contra de su voluntad desde los 18 años de edad, fue abusada sexualmente por uno de los administradores, y producto de este abuso quedó embarazada, siendo golpeada por el mismo para provocarle un aborto, y golpeándola en vientre en diferentes ocasiones.

Afirma que en el albergue los adultos golpean y abusan sexualmente de los demás pequeños.

Víctima cinco: Otra de las víctimas señala que a su ingreso en el comedor tenía un fuerte olor fétido y refiere que les daban comer fruta podrida, pan enlamado, alimento con cucarachas. Refiere abusos físicos con un palo de madera, indica que algunas personas sostenían relaciones sexuales con otros internos de la casa hogar.

Víctima seis: Otra de las víctimas refiere que llegó engañada porque la fundadora ofreció liberar a su prima a cambio de que ella se quedara, pero cuando ingresó, no dejó salir a ninguna de las dos.

Esta, entre otras declaraciones refieren el maltrato, abuso y privación de la libertad de los menores encontrados, y los habitantes del lugar vivían en unas condiciones inhumanas, encontrándose además fauna nociva en los dormitorios y espacios de alimentación, se encontraron más de 20 toneladas de basura en donde ellos desarrollaban su vida cotidiana.

La Agencia de Investigación Criminal, a través de los servicios científicos, continúa realizando los exámenes de identificación de las víctimas y en breve se dará a conocer mayor información a toda la opinión pública.

Gracias.

JESÚS MURILLO KARAM: Hay también declaraciones que señalan algunas gentes que las protegían, incluso a escondidas. El trabajo hoy es determinar quiénes eran los que protegían a estos niños y quiénes eran los que los victimizaban, en eso estamos trabajando.

Es evidente y claro que ante una denuncia, la Procuraduría tiene que actuar, ante cinco con más razón, es evidente y claro que se encontraron en el lugar las condiciones que implican la posibilidad de conductas delictivas muy serias, hoy más que ayer, con más contundencia que ayer.

Quiero decirles que desgraciadamente no es el primer caso en el que una institución que nos merece una opinión respetable nos decepciona con este tipo de cuestiones, pero que no es la opinión personal ni del Procurador, ni de nadie, la que puede motivar una acción penal, sino la evidencia.

Para mí las declaraciones de las víctimas tienen un peso sustancial en la integración e la averiguación y apenas vamos 12, nos faltan muchísimas más.

También quiero decirles que rescataremos a aquellos, hay diversas declaraciones verdaderamente que lastiman, que indignan, pero otras que salvan la buena fe, la humanidad de algunos de los que estaban ahí adentro, porque se convirtieron verdaderamente en protectores auténticos de estas víctimas, tenemos que ser muy cuidadosos a la hora de determinar quiénes son los responsables, en razón de que hay héroes también dentro de este terrible y escandaloso asunto.

La Procuraduría no va a cejar, no podemos actuar en función de opiniones por respetables que sean, ni podemos actuar en función en de qué tamaño es la situación, hay que actuar estrictamente en apego a la ley, estrictamente con fundamento en evidencias y estrictamente con el cuidado de quienes son víctimas, de quienes fueron víctimas y lo declaran de esta manera.

Hay casos que realmente alarman, algunas declaraciones que no tengo en la averiguación pero que he oído en los medios, verdaderamente me preocupan, transacciones de una persona por otra, actas notariales en donde prácticamente adquieren la propiedad de los menores.

Realmente, quiero decirles que esta es una de las averiguaciones que más me ha impactado en el sentido de encontrar actitudes verdaderamente inhumanas, esta es la situación actual y le pediría al señor Subprocurador sea tan amable de darnos un resumen de cómo vamos en la integración de la averiguación.

RODRIGO ARCHUNDIA BARRIENTOS, SUBPROCURADOR ESPECIALIZADO EN INVESTIGACIÓN DE DELINCUENCIA ORGANIZADA: Sí señor, gracias, buenas tardes.

La Procuraduría General de la República ratifica que durante el operativo fueron rescatados seis bebés, 154 mujeres menores, 278 hombres menores de edad, 50 mujeres mayores de edad, 109 hombres mayores de edad y se tiene duda de cuatro mujeres y seis hombres debido al alto grado de desnutrición que presentaban, por lo que se determinará su edad clínica probable practicando estudios médicos para tener la certeza.

Hasta este momento se han recabado una serie de declaraciones entre las que se tienen las de menores que han sido asistidos por asesores del DIF Nacional que implican algunos y en otros casos señalan a miembros de esta organización que los cuidaban y los defendían, los nueve detenidos están realizando su declaración en instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado que nos proporcionó a la Procuraduría General de la República, siendo asistidos por defensores públicos federales.

En breve se resolverá también en los términos legales la situación jurídica de estas personas.

JESÚS MURILLO KARAM: Quiero decirles que independientemente de estas denuncias, había otras que se hicieron ante la autoridad local, el propio Gobernador es el que solicita como él lo declaró ya, es el que se solicita la actuación de la Procuraduría de la República y que estamos actuando con todo el cuidado, con toda la precisión y con toda la aplicación clarísima de la ley que un asunto de esta naturaleza motiva.

Están ustedes viendo algunas fotografías del estado en el que se encontraban estas instalaciones, algunas requieren hasta de explicación para que puedan ser entendidas, pero no sé si estemos en condiciones de poderles dar una copia de las fotos. A ver, entonces si se esperan un poquito, el Licenciado Zerón será el encargado de repartirles algunas fotos.