Utilizaban un domicilio ubicado en el municipio de Atenco, Estado de México como casa de seguridad.

Mantenían a sus víctimas en cuartos subterráneos, construidos ex profesamente para su aislamiento.

Como resultado del trabajo de investigación realizado por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Policía Federal, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), la Secretaría de Marina (SEMAR) y la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM), se logró la detención de cuatro probables responsables de una organización criminal dedicada al secuestro, entre ellos un menor de edad.

Con base en esta indagatoria, fue detenido Jaime Alejandro Juárez Vargas-presunto líder de esta banda-, quien informó de un domicilio ubicado en la colonia Nexquipayac, municipio de Atenco, en el Estado de México, utilizado como casa de seguridad.

Durante un operativo efectuado el 7 se septiembre por los agentes de investigación federal en dicho inmueble, se encontraron tres áreas subterráneas que fungían como calabozos y eran utilizadas como cuartos de seguridad, construidos ex profeso para ese fin con características especiales de iluminación, ventilación y desagüe, asimismo contaban con grilletes soldados a la estructura para encadenar y retener a las víctimas, las entradas de estos calabozos eran disimuladas bajo alfombras para no ser visibles, utilizaban unicel y poder eliminar así los ruidos.

En este lugar, fueron detenidos también Guillermo Mendoza Baldivias, María Isabel Duana Díaz y un menor de edad, asimismo, se encontró a Vicente Hernández Pérez, integrante de la banda, quien trató de darse a la fuga, sin embargo, se desvaneció, fue trasladado a un hospital del Estado de México para su atención médica, donde falleció.

Esta organización criminal es responsable del secuestro de al menos cuatro personas, destacándose como blancos adultos mayores y menores, lo que se logró acreditar mediante la investigación ministerial y trabajos de inteligencia.

Jaime Alejando Juárez Vargas reconoció su participación en la comisión del delito de secuestro en los siguientes casos: el 19 de abril del 2013, el secuestro de un estudiante de 16 años, por el cual, solicitaron una fuerte suma de dinero por su rescate, en este caso -Juárez Vargas conocía a la víctima, ya que era amigo de la familia y su domicilio se encontraba en la misma zona- los familiares realizaron dos pagos y no obstante ello, la víctima fue privada de la vida.

El 8 de abril del 2013, fue secuestrada una persona del sexo masculino de 58 años de edad, empresario y vecino de Juárez Vargas, según su testimonio, él y sus cómplices Guillermo Mendoza Valdivia y Vicente Hernández Pérez, participaron en el secuestro, además de la ejecución de la víctima, arrojando su cuerpo en un canal de aguas negras.

En el tercer caso, el 6 de octubre del 2013, fue privado de su libertad un comerciante de 74 años, dedicado a la venta de periódicos, al llegar a su lugar de trabajo, ubicado en el municipio de Tutltitlán, Estado de México, la víctima fue sorprendida por Guillermo Mendoza Valdivia y Vicente Hernández Pérez, quienes lo trasladaron al municipio de Atenco.

Según Juárez Vargas, él es quien escogió a la víctima, por tratarse de un tío de su segunda esposa, de quien además consideraba podían pagar una fuerte suma de dinero, ya que sabía que era padre de la presidenta municipal de Ixtapaluca, Estado de México. Al igual que en los casos anteriores, privaron de la vida al secuestrado.

Finalmente, el 16 de noviembre del 2013, fue privado de la libertad un policía municipal de 70 años de edad al salir de su centro de trabajo en el Vivero Municipal de Tultitlán, la familia de la víctima recibió una llamada por parte de los secuestradores quienes exigieron una fuerte cantidad a cambio de su libración, el 28 de noviembre la familia ofreció una cantidad que fue aceptada por los secuestradores, sin embargo, la víctima no fue liberada y en este caso el cadáver fue arrojado en una brecha en el Estado de México.

Cabe destacar que los elementos de prueba recabados dentro de la averiguación previa, se logró acreditar la participación de los detenidos, en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y secuestro. En el caso del menor, fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público Especializado en Justicia para Adolescentes en el Estado de México, quien determinará su situación jurídica.

Es importante señalar que Jaime Alejandro Juárez Vargas, cuenta con antecedentes delictivos en el estado de Oaxaca, mientras que Vicente Pérez Hernández y Guillermo Mendoza Valdivia estuvieron en prisión durante más de 5 años en los Estados Unidos por diversos delitos.

Con el objeto de que otras víctimas de esta organización puedan identificar a los mismos, se hacen públicas las fotografías de las personas aseguradas, así como el inmueble donde se practicó el cateo y en donde mantenían en cautiverio a las víctimas.

Con estas acciones, la Procuraduría General de la República reafirma su compromiso emprendiendo las acciones necesarias para cumplir con el compromiso del Gobierno Federal dentro de la Estrategia Nacional Antisecuestro, y otorgar a la sociedad mexicana mayor seguridad, solicitando su valiosa colaboración para denunciar estos hechos delictivos.