El Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, afirmó que la prevención es la clave para enfrentar los delitos de explotación infantil, “es crucial no actuar después, sino antes. Hagamos un esfuerzo común, para que los valores de la vida sean respetados”. Al participar en el simposio contra la explotación infantil organizado por la Embajada de los Estados Unidos en México y el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC) el titular de la PGR subrayó: “no dejemos que la violencia empiece a ganarnos”. Con la presencia del Embajador de Estados Unidos en México, Antony Wayne, de la subsecretaria de Derechos Humanos de la Secretaria de Gobernación, Lía Limón y de Nora Leticia Frías, titular de la Unidad de Desarrollo Institucional de la Comisión Nacional de Seguridad; Murillo Karam aseguró que se debe entender con claridad lo que significa la organización social que se ha venido construyendo y que se norma por una norma jurídica que se llama Ley. No podemos permitir, aseguró, la decadencia del mundo, sin analizar cómo fueron decayendo en otra etapa los países que formaban parte de la punta de la civilización. Debemos mantener la congruencia de lo que es una sociedad armónica y organizada. Dijo que el respeto a la vida, a la integridad y la posibilidad a la esperanza, deben ser valores protegidos y guardados no sólo por los instrumentos del Estado, que tienen que actuar después de que se violaron, sino fundamentalmente, por la misma sociedad. El embajador de Estados Unidos en México, Anthony Wayne destacó la labor que se realiza a través NCMEC, creado por el Congreso de los Estados Unidos en 1984, proyecto diseñado para llegar a los niños y niñas, padres y profesores para compartir información sobre los peligros del entorno en internet y de cómo mantenerse seguro en línea y la forma de reportar el abuso y actividad sospechosa. 2 En este Simposio, en el que participaran durante tres días destacados analistas en materia de procuración de justicia quienes intercambiarán experiencias sobre este flagelo global que afecta a las sociedades.