En el marco de los trabajos del 54 Período de Sesiones de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), en la ciudad de Bogotá, Colombia en sesión plenaria y ante la presencia del Secretario General de la OEA Dr. José Miguel Insulza, la Subprocuradora Mariana Benítez Tiburcio señaló que hoy todos los países de la región enfrentan una serie de desafíos vinculados con el cultivo, producción, el tránsito y la comercialización de sustancias ilícitas y padecen la violencia que se deriva de dicho procesos además de ver que ha venido aumentando el número de consumidores de dichas sustancias. Subrayó que el problema de las drogas es un problema común que trasciende las fronteras y que debe de ser analizado con toda profundidad en estos foros multilaterales que representan un espacio idóneo para discutir sobre lo que está pasando, en particular en nuestra región, y para ubicar las áreas comunes de entendimiento, de cooperación y coordinación siempre bajo una perspectiva de responsabilidad común y compartida. Benítez Tiburcio aseguró que en relación con las voces que demandan nuevas políticas y estrategias de tratamiento al problema, “México reitera su disposición de analizarlas con plena apertura” y agregó “que si bien algunas de ellas se originan de un interés legítimo por encontrar enfoques alternativos, debemos ser cuidadosos de no tomar decisiones sin antes hacer un análisis profundo de la experiencia adquirida en otros países y de lo que la ciencia e investigación nos aportan al día de hoy”. Consideró que se debe de tener la mirada puesta en alternativas equilibradas y viables para nuestros países, evaluando los avances internacionales y mirar las mejores prácticas, para evaluar las políticas instrumentadas en los últimos años, y determinar su nivel de eficacia frente a los nuevos desafíos que se presentan. Añadió que “este debate internacional es compatible con el interés del Gobierno de México para transitar hacia el tratamiento del problema desde una perspectiva integral, que concibe también la dimensión de la salud pública, con un renovado 2 énfasis en la prevención del consumo y del delito, poniendo siempre al individuo en el centro toda acción gubernamental”. Finalmente señaló que para México es importante que los miembros de este debate podamos encontrarnos en nuestras diferencias como punto de partida en la revisión de nuestras políticas.