Ante el desafío del Estado mexicano de afrontar y atender la búsqueda de personas desaparecidas, nacionales o de otros países, el Subprocurador de Derechos Humanos de la Procuraduría General de la República, Ricardo Francisco García Cervantes, demandó la creación de una agenda regional para su búsqueda. 

El dolor humano de las víctimas, dijo, no tiene nacionalidad y particularmente el sufrimiento que genera en las familias de los migrantes: "el dolor humano no es dolor mexicano, ni es dolor guatemalteco, hondureño o salvadoreño, son derechos humanitarios". 

Al participar en el "Foro Internacional Violencia, Inseguridad y Víctimas: Una agenda para los Derechos Humanos", efectuado en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, con la participación de especialistas en la materia de Canadá, Colombia, Perú y México, así como de instituciones académicas. 

García Cervantes explicó que se necesita una agenda sustentada en el diálogo franco y respetuoso entre las autoridades, pero principalmente, dándole espacio a la sociedad civil organizada. 

Estamos necesitados en la región, apuntó, de metodologías probadas y escrutadas por la sociedad a través de organismos internacionales, por lo que es necesario establecer un convenio regional con la Cruz Roja Internacional. El Gobierno mexicano participó en días pasados en la instalación de la sede de un organismo de búsqueda de migrantes desaparecidos con sede en Guatemala para toda la región. 

Al hablar de víctimas, puntualizó, debe hacerse con mucha prudencia, con mucho cuidado para que quede claro el respeto y la delicadeza con la que se toca ese dolor. 

Al inicio de su intervención, señaló que la confianza ciudadana fortalecerá la actuación del Ministerio Público Federal y se dará cumplimiento al compromiso del Gobierno de la República con la sociedad de fortalecer y hacer eficaz la política de derechos humanos.