El Procurador Murillo Karam participo en la Reunion Anual de Industriales de la Concamin.
Uno de los retos mas importantes lograr la confianza de la sociedad.

El Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, afirmó que la reestructuración que se da en la dependencia, está basada en el cambio de mentalidad de quienes la integran, para que el Estado mexicano cuente con una institución que garantice efectivamente la vigencia del derecho y la impartición de justicia. 

Al participar en la Reunión Anual de Industriales de la Concamin, con la ponencia "Retos y desafíos de la Procuración de Justicia en México", Murillo Karam explicó que hablar de los retos de la justicia, es hablar de uno de los retos más grandes del país. 

Actualmente, dijo, hay una separación entre quienes deben aplicar la ley y la sociedad por falta de confianza en la autoridad. Por ello es importante, un profundo cambio institucional y de manera inicial con la mentalidad de los responsables de procurar justicia y hacer efectiva la representación social en la vigencia del Estado de Derecho. 

El proceso de reestructuración se hace sin improvisaciones y en varias etapas: dotar de los requerimientos necesarios para el uso de la ciencia y tecnología en las investigaciones ministeriales; especializar la selección de nuevos elementos que se integren a las diversas aéreas de la Procuraduría, y para ello se creará un órgano que busque en universidades y escuelas superiores a quienes reúnan los principios de ética, de servicio, compromiso y capacidad necesarios para integrarse como nuevos investigadores y agentes del Ministerio Público. 

En otra etapa, dijo, se buscará descentralizar los esfuerzos institucionales, al dotar de recursos a las Delegaciones en el país ya que actualmente el 80% de las actividades ministeriales se desarrolla en estados. 

Ya hay resultados, afirmó, no con la prontitud ni plenitud que nosotros quisiéramos, aunque, subrayó no sólo es tarea del Ministerio Público, también es necesario contar con una Defensoría de Oficio fortalecida para que todas las partes que integran el nuevo Sistema de Justicia Penal cumplan con su responsabilidad, que genere confianza de la sociedad en sus autoridades. 

Finalmente, se refirió al Código Único de Procedimientos Penales, que ya cuenta con el apoyo de más de la mitad de los congresos locales que respaldan la transformación del sistema de justicia penal en el país.