Durante la Mesa de Trabajo Sectorial. La Política de Procuración de Justicia a la Luz del Nuevo Sistema de Justicia Penal.


Culiacán, Sinaloa., a 12 de abril de 2013 

PROCURADOR GENERAL DE LA REPÚBLICA, JESÚS MURILLO KARAM (JMK): Señor gobernador, muy amable por recibirnos y darnos espacio en este verdaderamente bello estado para que podamos analizar con los expertos, con los interesados, con los representantes de la sociedad qué cosas vamos a inscribir en lo que será el Plan de Desarrollo de los próximos años de este gobierno. 

Bien decía Mayolo, es un proceso democrático en el que se expone ante la representación de la sociedad públicamente cuáles son los principios, los valores, las tendencias, los propósitos que tienen que inscribirse en un plan que permita hacer congruente el ejercicio del gobierno, no sólo en lo que todos los instrumentos y órganos del mismo gobierno plantean entre sí, sino fundamentalmente congruente con lo que la mayor parte de los mexicanos pensamos que es el camino que tenemos que recorrer. 

Ése es el Plan Nacional de Desarrollo, pero el tema que hoy nos convoca aquí es a mi gusto el tema central del interés de todos: México en paz, con todo lo que significa México en paz, con lo que significa decir México y con lo que significa decir paz, porque México es el territorio, el conjunto de normas y el conjunto de personas que vivimos unidos a este sistema jurídico que estamos rediseñando. 

El conjunto de seres humanos atados a una ley, a un territorio, a costumbres, a modos, el conjunto de seres humanos que queremos construir mejores formas para poder vivir mejor, para poder actuar mejor, de eso se trata esta reunión, de cómo encontrar el mejor camino para un México en paz, de que podemos inscribir en ese Plan de Desarrollo, que nos permita asegurarnos que podemos dar pasos importantes, seguros, con rumbo, hacia esa paz, hacia la búsqueda de esa paz. 

Nuestro tema se concentra todavía más con muchísima claridad, como podemos hacer que ese nuevo sistema de justicia penal que definimos desde el 2008 los legisladores y que nos dimos ocho años por la importancia y trascendencia del cambio para hacerlo valer, ¿cómo podemos hacer que ese nuevo sistema de justicia penal se convierta en un instrumento que nos sirva para caminar hacia ese México en paz que queremos construir. 

La reunión de hoy nos permitirá analizar, por un grupo de ponentes especializados no sólo los detalles, sino también los puntos cruciales de lo que significará ese nuevo procedimiento de ese nuevo sistema de justicia penal. 

En términos muy generales, ¿qué vamos a cambiar? vamos a cambiar un sistema que tengo que decírselos con toda franqueza, fue muy útil durante mucho tiempo en casi todas las partes del mundo. Creo que la modernidad, la creación de nuevos mecanismos, incluso de comunicación, la posibilidad tecnológica de hacer justicia lo fueron convirtiendo en anacrónico y en algunos casos fueron mostrando también las partes injustas o inequitativas que tenía. 

¿Qué queremos cambiar? Queremos cambiar un sistema penal que se sustentaba fundamentalmente en un proceso muy largo, muy burocratizado, muy cargado de documentos, muy alejado de la persona que tenía que tomar la decisión sobre algo tan importante como la inocencia o la culpabilidad. 

Para convertirlo en un sistema que nos permita ser muy ágiles, ser más justos, ser más respetuosos de principios fundamentales del derecho como la presunción de la inocencia, darle valor a este tipo de derechos, diría yo fundamentales y darles también marco a la excepción que sucede por desgracia en todo el mundo, sobre todo ese principio de presunción de inocencia que castigamos con los juicios en todo el mundo, en todo el mundo cuando el delito lo amerita, cuando la situación lo forza se lesiona el principio de presunción de inocencia con lo que llamamos la pena o la prisión preventiva que se hace para juzgarlo. 

Encerramos a alguien que todavía es un presunto inocente a quien cabe la presunción de inocencia porque estamos protegiendo un valor mayor, el peligro que esta persona puede tener fuera, el daño que puede causar fuera, el riesgo de la sociedad, pero juzgar eso, determinar eso, quien toma esa decisión tiene que tener no sólo los instrumentos más adecuados, los juicios jurídicos más consistentes, sino la calidad moral, la capacidad para poder tomar esa fundamental decisión de la sociedad. 

Cosas como ésas tan importantes como ésas que tienen que ver con la libertad, que tienen que ver con el valor del derecho, que tienen que ver con la legalidad, que tienen que ver con nuestra vida diaria, con la posibilidad de vivir de manera tal que nuestras preocupaciones se centren en lo elemental y no necesariamente en la violencia, no necesariamente en el riesgo, no necesariamente en ese sentimiento de frustración de no saber con qué certeza están nuestros hijos en la calle, con qué certeza caminamos nosotros mismos por esas calles y empezamos a entender algo que hace poco tiempo no veíamos, la importancia de la paz, la importancia de la seguridad, la importancia de la tranquilidad. 

Hoy nos reunimos aquí a buscar los mejores caminos para encontrar esa meta, un México en paz. Por ello gracias a quienes dan el foro, gracias a ustedes por estar aquí, gracias por su interés y ojalá podamos aportar cosas importantes para vivir en paz. Muchas gracias.