La Procuraduría General de la República (PGR) aportó elementos de prueba al Juzgado Décimo Quinto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Veracruz, el cual dictó sentencia condenatoria de 46 años de prisión a una persona que violó y asesinó a dos ciudadanas estadounidenses.

Derivado de las pruebas presentadas por la Subprocuraduría de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo (SCRPPA), por conducto de su Delegación en Veracruz, y con las indagatorias efectuadas por autoridades extranjeras, se logró comprobar plenamente, la responsabilidad de esta persona, por los delitos de homicidio calificado, violación propia y violación impropia, en agravio de dos personas del sexo femenino, quienes residían en Estados Unidos de América.

Como se desprende de la causa penal, en junio de 2001, la persona hoy sentenciada lesionó a dos mujeres, causándoles la muerte por múltiples heridas severas en la cabeza y cuerpo, además de ser ultrajadas sexualmente, cuando se encontraban en su domicilio, ubicado en el Condado Rural de Kerr, en el estado de Texas, Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses, luego de realizar la investigación y comprobar la culpabilidad del ahora sentenciado, quien se había trasladado al estado de Guanajuato, envió el caso a la  Fiscalía  Especializada en delitos cometidos en el extranjero,  en México, Distrito Federal (FEDE).

El expediente fue consignado sin detenido por el agente del Ministerio Público de la Federación, ante el Juzgado Quinto de Distrito en el Estado de Guanajuato, con residencia en Celaya, mismo que libró la orden de aprehensión en contra de dicho sujeto.

Elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) al realizar trabajos de investigación, ubicaron en la ciudad de Xalapa, Veracruz, al imputado, por lo que fue cumplimentado el mandamiento judicial.

El agente del Ministerio Público Federal, adscrito al Juzgado Décimo Quinto de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Veracruz, llevó el proceso penal referido, aportando los elementos de prueba suficientes para comprobar la plena responsabilidad del sujeto, ante el juez antes citado,  quien dictó la sentencia condenatoria correspondiente.

El sentenciado se encuentra recluido en el Centro de Readaptación Social de Celaya, Guanajuato, donde cumplirá la sentencia antes citada.