Fue detenido en el AICM procedente de Lima, Perú, con más de cinco kilos de cocaína adheridos a su cuerpo con vendas elásticas.

La Procuraduría General de la República, obtuvo sentencia condenatoria de diez años de prisión para Jesús Miguel Rivera González, por su responsabilidad en el delito Contra la Salud, en la modalidad de introducción al país del estupefaciente denominado clorhidrato de cocaína.

El Agente Ministerio Público de la Federación, adscrito a la Delegación de la PGR en el Distrito Federal, notificó la resolución del Juez Décimo Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales, en la cual se le dictó sentencia al acreditar dichos ilícitos, así como cien días de multa equivalentes a seis mil 476 pesos.

El indiciado fue detenido, por elementos de la Policía Federal, durante una revisión de rutina, en la Terminal 2 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en el área de llegadas; procedente de Lima, Perú en un vuelo comercial.

Al momento de la revisión de rutina, le aseguraron diez paquetes con cocaína con un peso de cinco kilos 316.7 gramos, confeccionados con cinta plástica que llevaba adheridos a su cuerpo con vendas elásticas.

En razón de los hechos, fue puesto a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación en turno en la Subdelegación Zona Centro (Agencia-AICM), quien inició la averiguación previa correspondiente.

Una vez realizadas las diligencias de Ley, se ejercitó acción penal en contra del inculpado, quien fue internado en el CEFERESO 4 Tepic, Nayarit, a disposición del Juez Décimo Tercero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Distrito Federal, con sede en el Reclusorio Sur, quien después de valorar los elementos de probanza, dictó sentencia condenatoria a Jesús Miguel Rivera González, quien continúa interno en el mencionado Centro de Reclusión, donde cumplirá su sanción.