Poco a poco la naturaleza comienza a despertar de su letargo invernal para transformar nuestro entorno de verde primaveral aderezado con mil aromas y mil colores de bellas y relucientes flores. 

Momento sublime de la vida en que los ciclos naturales cumplen cabalmente su proceso, naciendo, creciendo y floreciendo en cada rincón, en cada espacio donde la naturaleza pueda demostrar la magnificencia de sus bondades.

Continuar con su lectura