En México, el avance hacia la igualdad entre mujeres y hombres es hoy una política de Estado que alcanza importantes resultados: un consistente marco jurídico en materia de derechos humanos de las mujeres; recursos federales, estatales y municipales destinados al avance de las mujeres, y una estructura institucional que se ha dispuesto para incorporar transversalmente la perspectiva de género en la administración pública. Hay resultados, pero todavía falta mucho por hacer y esa es nuestra razón de ser y nuestra razón para actuar.