La Ley General de la INFE, publicada en el Diario Oficial de la Federación el 1 de febrero de 2008, es de observancia general en toda la República Mexicana y sus disposiciones son de orden público e interés social. Su objeto es regular la Infraestructura Física Educativa (INFE) al servicio del Sistema Educativo Nacional. 

En su artículo Décimo Transitorio se establece que "las entidades federativas deberán realizar las adecuaciones que sean necesarias para su legislación, a fin de crear su propio Instituto Estatal de la Infraestructura Física Educativa y de que su marco constitutivo y normativo sea acorde con las disposiciones de la Ley".

Con base en lo anterior, los gobiernos de las entidades federativas instauraron sus respectivos institutos, publicando en el periódico oficial de cada estado los decretos de creación. En estos ordenamientos jurídicos se establece que los Institutos Estatales de la INFE son organismos públicos descentralizados de los gobiernos estatales, con excepción de Aguascalientes, que fue creado por decreto administrativo como un órgano desconcentrado del Gobierno del estado.