El presente estudio inició en 2010 como un esfuerzo para diseñar una metodología estandarizada y equiparable con el resto de Norteamérica para la evaluación de la sustentabilidad energética de los edificios comerciales. Los primeros pasos se dirigieron a la generación de una base de datos de diferentes tipos de edificios que permitiera la creación de un algoritmo de evaluación. La prioridad fue entonces la recopilación de información sobre las características de los edificios (tipo de edificios, superficie construida, consumo de energía, horas de operación, grados día, entre otras) para poder crear una línea base sobre eficiencia energética de las edificaciones comerciales existentes en el país. Con el apoyo de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) y la Cooperación Alemana en México (GIZ), se generaron las bases de datos de diferentes tipos de edificaciones que sirvieron para el presente análisis. Para la construcción del algoritmo el INECC siguió la metodología de medición y el sistema de calificación de la certificación “Energy Star” de los Estados Unidos. Una de las grandes ventajas de esta metodología es basarse en el consumo real de energía observado y su correlación con las características generales de construcción y operación del edificio. La calificación no está ligada a equipos o tecnologías particulares sino al indicador de consumo real contra el pronosticado por el algoritmo de evaluación. De esta manera los edificios que cuenten con mejores prácticas de operación o de dispositivos que generen ahorros reales de energía tendrán una mejor oportunidad de alcanzar calificaciones más altas respecto a sus pares. Esta metodología permite entonces cumplir con una importante regla en el diseño de una eventual regulación, normar con base en objetivos y metas específicas de consumo energético, dejando a los dueños, administradores y constructores de edificios decidir la manera más costo-efectiva de alcanzar dichos objetivos. Con este trabajo, el INECC pone a disposición del público interesado una metodología que permite contar con una misma regla de medición para comparar el desempeño energético de los edificios de oficinas y bancos en México así como contra sus contrapartes americanas y canadienses. Finalmente, este esfuerzo busca mejorar la toma de decisiones en la construcción y administración de edificios y contribuir así al ahorro energético y de disminución de gases de efecto invernadero generado por este importante sector.