Entre mayo y junio de 2009, el entonces Instituto Nacional de Ecología, realizó un estudio para caracterizar las emisiones, la actividad vehicular por tipo de servicio y la distribución de la composición de los vehículos automotores en circulación en la Zona Metropolitan de Guadalajara, concretamente en Zapopan, Tlaquepaque, Guadalajara, Tonalá, Tlajomulco. Para la realización de dicho estudio, se utilizó el equipo de medición remota de contaminantes, el cual permite obtener las emisiones vehiculares bajo condiciones reales de circulación (HC, CO, CO2 y HC), y sin necesidad de detener el andar de los automotores, lo cual permitió obtener, en un par de semanas, cerca de 49,000 datos de emisiones vehiculares a distintas condiciones de velocidad y aceleración.