Para Tabasco la pesquería de ostión es una de las actividades más productivas sin embargo en la actualidad existe una disminución en la población de esta especie, y esto puede asociarse a diversos factores como a la contaminación o a la sobreexplotación del recurso.

Debido a las necesidades y demandas del sector pesquero tabasqueño, el Instituto Nacional de Pesca lleva a cabo la evaluación de las poblaciones de ostión determinando realizar un monitoreo mensual a fin de identificar cuáles son las causas que afectan la abundancia y distribución de los bancos ostrícolas en Lagunas Carmen, Pajonal, Machona y Mecoacan. Aunado a esto, se planteó un monitoreo con duración de tres años, cuyos objetivos principales son localizar, registrar y geo-referenciar los bancos ostrícolas del complejo lagunar, además de determinar la magnitud de los bancos, obtener la densidad promedio de los organismos, definir fases de madurez, identificar la presencia de parásitos y fuentes puntuales de contaminación.

Con los resultados se espera generar estrategias que desemboquen en la recuperación de la población de ostión.