Michoacán. – Desde hace más de 10 años, Atanacio Esquivel Arroyo es un productor que trabaja una superficie de 9.36 hectáreas en el Ejido de Felipe Carrillo Puerto en Apatzingán, Michoacán, para la producción primaria del cultivo de maíz.

Para realizar su actividad, además de la maquinaria que se usa para el proceso de la transformación de dicho grano, es necesaria la energía eléctrica, por lo que sus costos de producción son altos, aparte de ser una fuente emisora de dióxido de carbono.

Por lo tanto, Atanacio tomó la decisión de solicitar un crédito a FND, con el que puso en marcha un sistema fotovoltaico.

Un proyecto de bioenergía y sustentabilidad que a través de la luz del sol genera energía necesaria para el funcionamiento de su maquinaria, lo que le permite reducir costos y evitar la emisión de Gases de Efecto Invernadero a la Atmósfera.